No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Tecnología

Adolescentes en Afganistán luchan contra el coronavirus y desarrollan ventilador con partes de autos

Un grupo de adolescentes conocidas como las "soñadoras" en Afganistán, enfocadas en la robótica, buscan construir un ventilador económico para la lucha contra el #COVID19

Avatar del

Por AP

Afganistán enfrenta la pandemia con las manos casi vacías. Tiene solo 400 ventiladores para una población de más de 36,6 millones.(Twitter)

Afganistán enfrenta la pandemia con las manos casi vacías. Tiene solo 400 ventiladores para una población de más de 36,6 millones. | Twitter

KABUL, Afganistán.- La mayoría de las mañanas, Somaya Farooqi y otras cuatro adolescentes se suben al auto de su padre y se dirigen a un taller mecánico. Utilizan carreteras secundarias para bordear los puestos de control policiales establecidos para hacer cumplir un bloqueo en su ciudad de Herat, uno de los puntos calientes de la pandemia de coronavirus en Afganistán.

Las integrantes del galardonado equipo de robótica para niñas de Afganistán dicen que están en una misión que les salvará la vida: construir un ventilador a partir de piezas de automóviles usados y ayudar a su país asolado por la guerra a combatir el virus.

"Si incluso salvamos una vida con nuestro dispositivo, estaremos orgullosos", dijo Farooqi, de 17 años.

Su búsqueda de una máquina de respiración de bajo costo es particularmente notable en el conservador Afganistán. Hace solo una generación, durante el gobierno de los talibanes fundamentalistas islámicos a fines de la década de 1990, a las niñas no se les permitía ir a la escuela. La madre de Farooqi fue retirada de la escuela en tercer grado.

Después de la invasión estadounidense de Afganistán en 2001, las niñas regresaron a las escuelas, pero obtener la igualdad de derechos sigue siendo una lucha. Farooqi no se desanima. "Somos la nueva generación", dijo en una entrevista telefónica. “Luchamos y trabajamos para las personas. Niña y niño, ya no importa.

Afganistán enfrenta la pandemia con las manos casi vacías. Tiene solo 400 ventiladores para una población de más de 36,6 millones. Hasta ahora, ha reportado un poco más de 900 casos de coronavirus, incluidas 30 muertes, pero se sospecha que el número real es mucho mayor ya que los kits de prueba son escasos.

La provincia de Herat en el oeste de Afganistán es uno de los puntos calientes de la nación debido a su proximidad a Irán, el epicentro del brote en la región.

Esto ha estimulado a Farooqi y a los miembros de su equipo, de 14 a 17 años, a ayudar a encontrar una solución.

En una mañana típica, el padre de Farooqi recoge a las niñas de sus hogares y las lleva a la oficina del equipo en Herat, zigzagueando por las calles laterales para bordear los puestos de control. Desde allí, otro automóvil los lleva a un taller mecánico en las afueras de la ciudad.

En Herat, a los residentes solo se les permite abandonar sus hogares por necesidades urgentes. El equipo de robótica tiene un número limitado de permisos especiales para automóviles.

Hasta ahora, el padre de Farooqi no ha podido conseguir uno, pero las chicas tienen prisa. "Estamos preocupados por la seguridad que sale de la ciudad, pero no hay otra opción, tenemos que tratar de salvar la vida de las personas", dijo Farooqi.

En el taller, el equipo está experimentando con dos diseños diferentes, incluido un plan de código abierto del Instituto de Tecnología de Massachusetts. Las partes que se utilizan incluyen el motor de un limpiaparabrisas Toyota, baterías y juegos de máscaras de válvula de bolsa o bombas de oxígeno manuales. Un grupo de mecánicos les ayuda a construir el marco de un ventilador.

Daniela Rus, profesora del MIT, agradeció la iniciativa del equipo para desarrollar el prototipo. "Será excelente verlo probado y producido localmente", dijo.

La empresaria de tecnología Roya Mahboob, quien fundó el equipo y recauda fondos para empoderar a las niñas, dijo que espera que el grupo de Farooqi termine de construir un prototipo para mayo o junio. En total, el equipo tiene 15 miembros que trabajan en varios proyectos.

El modelo de ventilador, una vez completado, luego se enviaría al Ministerio de Salud para su prueba, inicialmente en animales, dijo el portavoz Wahid Mayar.

Farooqi, que tenía solo 14 años cuando participó en la primera Olimpiada Mundial de Robots en los Estados Unidos, en 2017, dijo que ella y los miembros de su equipo esperan hacer una contribución.

"Los afganos deberían estar ayudando a Afganistán en esta pandemia", dijo. "No debemos esperar a los demás".
 

En esta nota

Comentarios