Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Tecnología / Contaminación ambiental

Microplásticos llegan hasta los restos arqueológicos

La presencia de microplásticos se ha detectado en lugares extremadamente remotos del planeta, como la Antártida, y ahora también se han encontrado en muestras de suelo de yacimientos arqueológicos.

La presencia de microplásticos se ha detectado en lugares extremadamente remotos del planeta, como la Antártida, y ahora también se han encontrado en muestras de suelo de yacimientos arqueológicos. Aunque aún no se ha determinado completamente cómo estos microplásticos podrían afectar a los restos arqueológicos, este descubrimiento plantea interrogantes sobre el método actual de conservación de estos restos en los propios yacimientos.

Un estudio publicado en Science of the Total Environment por las universidades de York y Hull en el Reino Unido revela la presencia de partículas de microplásticos en depósitos arqueológicos ubicados a más de siete metros de profundidad. Estas muestras datan del siglo I o principios del II y fueron excavadas en la década de 1980. Este hallazgo sugiere la necesidad de reconsiderar la preservación de los restos arqueológicos debido al riesgo potencial que representan los microplásticos.

El análisis identificó 16 tipos diferentes de polímeros microplásticos en muestras contemporáneas y archivadas de dos excavaciones arqueológicas en la ciudad de York. John Schofield, de la Universidad de York, señaló que este hallazgo confirma que los yacimientos arqueológicos, antes considerados como prístinos y adecuados para la investigación, están contaminados con plásticos. La presencia de estos contaminantes podría alterar la química del suelo, potencialmente afectando la integridad de los restos orgánicos.

La investigación del impacto de los microplásticos en los yacimientos arqueológicos se perfila como una prioridad para los arqueólogos, dada la influencia potencial de estas sustancias químicas artificiales en la preservación de estos sitios históricos. Los microplásticos, que son partículas de plástico de tamaño diminuto, pueden provenir de diversas fuentes, como fragmentos de plástico más grandes que se desintegran o gránulos de resina utilizados en la fabricación de plásticos.

En esta nota