Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Tecnología / Iphone

Cerrar aplicaciones en segundo plano no sirve de nada e incluso podría estar gastando más la batería de tu smartphone

Cerrar aplicaciones en segundo plano no hace nada, ya que esas aplicaciones no están realmente “en ejecución”, pero sí te quita tiempo y batería.

iPhone (imagen ilustrativa)

Los usuarios de Apple parecen estar unánimemente convencidos de que cerrar aplicaciones en segundo plano es un buen hábito, pero es más probable que sea una pérdida de tiempo.

Por mucho tiempo, se ha observado cómo amigos y familiares realizan frenéticos gestos de deslizamiento hacia arriba en la pantalla multitarea de sus iPhones para deshacerse de innumerables aplicaciones abiertas en segundo plano, pero... ¿realmente funciona?

Según se suele creer, este ritual mítico de mantenimiento del iPhone ahorre batería, haga que el teléfono funcione más rápido o detenga el rastreo de las redes sociales. Si bien no es descabellado pensar así, simplemente es una mentira en la que todos hemos creído. Cerrar aplicaciones en segundo plano no hace nada porque esas aplicaciones no están realmente “en ejecución”, según se informa en el medio digital Gizmodo.

En 2016, el vicepresidente senior de ingeniería de software de Apple, Craig Federighi, confirmó que cerrar tus aplicaciones en segundo plano no hace nada por la duración de la batería, en respuesta a un correo electrónico de un cliente compartido con 9to5Mac.

Desde un punto de vista técnico, la mayoría de tus aplicaciones en segundo plano están esencialmente congeladas, y tu sistema simplemente muestra una captura de pantalla de ellas para mantener la consistencia. El impacto en la duración de la batería es insignificante.

El mito y su origen

Lo mismo puede decirse para Android también. De hecho, cerrar tus aplicaciones en segundo plano realmente consume más batería que dejarlas abiertas. Esto se debe a que cerrar y reinicializar una aplicación requiere más energía que restaurarla desde su estado suspendido en tu “segundo plano”.

Federighi también señala que cerrar aplicaciones en segundo plano no hace nada para mejorar el rendimiento de tu teléfono, por muchas de las mismas razones por las que no afecta tu batería.

iOS administra la RAM de tu iPhone de la manera más eficiente posible de forma predeterminada, y cerrar tus aplicaciones en segundo plano no optimiza nada.

¿Qué hacer entonces?

En términos de privacidad, cerrar forzosamente aplicaciones no hace nada para evitar que las empresas te rastreen, según The Washington Post. Las aplicaciones aún pueden recopilar tus datos incluso si están cerradas. Contrario a la creencia popular, las aplicaciones aún pueden rastrearte incluso si las cierras forzosamente.

El error clave aquí es que forzar el cierre de una aplicación es diferente de desactivar “Actualización en segundo plano” en tu configuración.

Desactivar “Actualización en segundo plano” en tu configuración es la forma más segura de abordar todos estos problemas.

Este mito parece haberse originado en los foros comunitarios en los días posteriores al lanzamiento del primer iPhone. Sin embargo, está claro que esta idea equivocada ha ocurrido para muchos usuarios desde el principio.

Es uno de los mitos más extendidos en tecnología, pero debemos dejar de realizar este ritual de limpieza del iPhone de una vez por todas.

Te puede interesar: ¿Está Instagram en peligro? Es la aplicación más eliminada del 2023

En esta nota