Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Tecnología / NASA

Telescopio Espacial James Webb detecta en acción gran géiser en una luna de Saturno

El nuevo telescopio espacial pudo mostrar que el chorro se extendió a una distancia muchas veces mayor que el ancho del satélite Encélado. 

Los científicos de la NASA que operan el Telescopio Espacial James Webb (JWST) captaron a la luna helada de Saturno, Encélado, enviando una gran columna de vapor al espacio. Del mismo modo, de ser la pluma más grande captada hasta ahora en ese cuerpo celeste, la columna vaporosa al parecer contiene muchos de los ingredientes químicos para la vida. La imagen, captada en noviembre del año pasado, todavía no ha sido compartida para su difusión.

Estas explosiones acuosas fueron encontradas por primera vez en 2005 por la nave espacial Cassini de la NASA. En ese momento, el dispositivo captó plumas vaporosas que salían disparadas a través de grandes grietas lunares llamadas "rayas de tigre". Su tamaño se comparó al diámetro de Encélado, de alrededor de 505 km. Webb observó el penacho durante solo 4,5 minutos, pero fue tiempo suficiente para obtener valiosa información.

Así, aunque no es la primera vez que los científicos observan a Encélado arrojar estos chorros, esta vez la captura realizada por el JWST reveló que las plumas de vapor se disparan mucho más lejos en el espacio de lo que se creía anteriormente. De hecho, con la perspectiva más amplia y la mayor sensibilidad del nuevo telescopio se pudo apreciar que el chorro se extendió a una distancia mayor que el ancho de la luna. "Es inmenso", comentó recientemente la astrónoma planetaria Sara Faggi en una conferencia en Baltimore, dice Alexandra Witze en Nature.

El análisis del contenido de estos chorros ha dado a conocer la presencia de vapor de agua, partículas de hielo, sales, sílice, dióxido de carbono, amoníaco, metano y moléculas orgánicas. Estos son componentes químicos necesarios para el desarrollo de la vida primitiva y algunos investigadores han planteado la hipótesis de que es posible que algunos de estos gases fueran producidos por la vida misma que pudiera estar desarrollándose en el interior de Encélado.

El James Webb encontró una cantidad alta de químicos intrigantes en la columna y posiblemente otros compuestos que podrían indicar actividad geológica o biológica en el océano de la luna, señala Witze en su artículo. Según Shannon MacKenzie, científica planetaria de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos), es más probable que los granos de hielo vistos por Cassini en la cercanía de Encélado tengan altas concentraciones de partículas orgánicas, indica RT.

Encélado está totalmente cubierto por una gruesa capa de hielo de agua, pero se especula que un vasto océano está escondido debajo de esa corteza congelada. Con base en diversas evidencias experimentales, los expertos consideran que los chorros de agua detectados provienen de respiraderos hidrotermales en el fondo del océano. En este contexto, los científicos de la NASA discuten futuras misiones para buscar signos de vida en el satélite.

En esta nota