No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Sonora

Teje red de ayuda para niños y jóvenes en Etchojoa

Un joven se organiza para apoyar a estudiantes con computadoras e Internet 

Avatar del

Por Jesús Manuel Palomares

Dirigente de la Asociación Civil “Siimen Nawwi”.(Cortesía)

Dirigente de la Asociación Civil “Siimen Nawwi”. | Cortesía

NAVOJOA.- Una red humana integrada por 220 personas es la que formó Sebastián Valenzuela para ayudar a niños y jóvenes estudiantes de Etchojoa, quienes no tienen acceso a computadoras ni Internet.


El joven de 27 años, a través de su Asociación Civil “Siimen Nawwi” (Todos Unidos, en dialecto mayo), ofrece de manera gratuita computadoras e Internet además de asesoría para trabajos escolares a estudiantes 
indígenas.


“Miré una convocatoria de las escuelas que todo sería por Internet, pero aquí en Etchojoa no hay cyber, las bibliotecas están abandonadas, dije: ‘Cómo le van a hacer’”, expresó.


Con amigos y conocidos que tienen computadora y acceso a Internet y que viven en distintas comunidades de Etchojoa, se organizó para ayudar a los estudiantes de escasos recursos.


“Yo los llamo padrinos y cuando algún estudiante de una comunidad me contacta, veo qué padrino tenemos en esa comunidad y le damos al solicitante la dirección para que haga su tarea ahí”, explicó.


Sebastián Valenzuela, quien es egresado de la licenciatura en Negocios Internacionales por el Tecnológico de Monterrey, recalcó que Etchojoa es uno de los municipios más pobres de Sonora, por lo que es importante apoyar a niños y jóvenes.


“Una vez un joven de una comunidad me llamó y me dijo que no quería dejar de estudiar, eso me conmovió”, indicó.


Durante la contingencia sanitaria la pobreza se agudizó y las carencias quedaron al descubierto como el caso de los estudiantes que carecen de equipo y tecnología subrayó.


“Hasta ahorita hemos ayudado a unos 20 estudiantes, pero además entregamos 856 despensas con apoyo de gente que se suma”, añadió el originario de la comunidad de Bacobampo.


Sebastián Valenzuela sabe de la importancia de apoyar a los niños con herramientas educativas.
“Miré una convocatoria de las escuelas que todo sería por Internet, pero aquí en Etchojoa no hay cyber, las bibliotecas están abandonadas, dije: ‘Cómo le van a hacer’”. Sebastián Valenzuela.

En esta nota

Comentarios