No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Sonora

Siente gran amor por las serpientes

A Javier Ceniceros le gusta rescatarlas y devolverlas a su hábitat. 

Avatar del

Por Jesús Palomares

A Javier Ceniceros le gusta rescatarlas y devolverlas a su hábitat.

A Javier Ceniceros le gusta rescatarlas y devolverlas a su hábitat.

NAVOJOA, Sonora.- Aunque las serpientes son animales de sangre fría, Javier Ceniceros Cuevas les da la calidez de su amor y protección, pues las rescata, las aloja y rehabilita en su domicilio y cuando sanan las libera en su hábitat natural.

El joven navojoense de 33 años de edad, quien es bombero, dijo que su pasatiempo es acudir a los llamados de personas que reportan la presencia de estos reptiles en sus domicilios, los atrapa y si están lastimados los aloja en su casa y las atiende hasta que se recuperan.

"La urbanización ha invadido el hábitat de estos animales, nosotros somos los invasores y algunas veces la gente se las encuentra en el patio de sus casas o adentro", abundó, "y por temor las agreden a pedradas o intentan matarlas con una pala".

Desde pequeño sintió interés y curiosidad por esta especie, subrayó, y en cinco años ha rescatado a 20 animales entre cascabeles, "chicoteras", boas constrictor, entre otras que abundan en la región del Mayo.

"Estaba muy niño cuando agarré mi primer serpiente, llegué jugando con ella y me dijeron (su familia) ‘suéltala te va a morder’", recordó, "y en vez de quitármela corrieron porque le tenían miedo; afortunadamente no me mordió".

Todo riesgo tiene un precio, reconoció, y en una ocasión por observar cómo nadaba una serpiente en el río y querer aprender más de ella sumergió su cabeza en el agua y el animal lo mordió.

"Una me mordió en la cabeza porque me metí al río, no toqué fondo y la solté, claro, pero quería ver cómo se mueven dentro del agua y para saber eso tienes que estar dentro con ella", añadió.

Javier tiene un fiel compañero a quien llama "Barrabás", un perro pitbull de 9 años de edad, a quien entrenó para que se aleje y respete a las serpientes.

"Yo no podía dejar de entrenarlo para que las respete y se aleje, porque una mordida le puede costar la vida", subrayó.

En esta nota

Comentarios