Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Sonora / Ganadería en Sonora

Sequía en Sonora: Ganaderos de Nogales esperan declaratoria de emergencia, "Ya no aguantamos, andamos, rasguñando aquí y allá"

Solicitan “precio de piso” para alimentar el reducido hato ganadero que les queda.

NOGALES, Sonora.- Tras una reciente reunión que sostuvo la directiva de la Unión Ganadera Regional de Sonora (UGRS), a través de su presidente Juan Ochoa, con el gobernador Alfonso Durazo, para hacer la petición de declaratoria de estado de emergencia por sequía extrema, sólo están a la espera que el Gobierno federal les resuelva, a la brevedad y de manera positiva, ya que la situación es crítica.

Jesús García Hurtado, presidente de la Asociación Ganadera Local (AGL) de Nogales, manifestó que mientras eso sucede, ya este organismo solicitó a la UGRS apoyo para alimentar el reducido hato ganadero que les queda (alrededor del 30-35%).

Esa petición ya fue aceptada pero la UGRS anda viendo donde obtener los recursos para tener el abasto de alimento, en la oficina de la unión, con precio subsidiado por parte de ellos, al ‘precio de piso’ que manejan en Hermosillo.

Esperamos con ansias ese ‘precio de piso’ y que no nos cueste el flete de traslado hasta acá, además de un pequeño subsidio o rebaja, por tonelada, para poder aguantar, si no vamos a ‘tronar’ todos. 

No queremos que nos regalen las cosas, pero sí que nos ayuden en esta situación. Ya no aguantamos, andamos ‘rasguñando aquí y allá’, vendiendo algunas cabezas para resistir, pero está canijo”, dijo con característico acento ranchero.

García Hurtado, reveló que aun y con la venta de ganado que han tenido que hacer para soportar la sequía extrema, ya las reservas de los socios están al límite y, a más tardar para finales del próximo mes, van a colapsar totalmente si no les llega apoyo, porque están en emergencia.

Ejemplificó que cada productor necesita aproximadamente una tonelada de alimento (alrededor de 7 mil pesos, más el flete) para poder “levantar” alrededor de 10 cabezas que se encuentren ya en malas condiciones, por desnutrición, las cuales tampoco pueden vender por la misma situación y hay que invertirle al menos dos meses para “componerlas”.

En esta nota