Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Sonora / Historias de vida

Rosario termina segunda carrera a sus 76 años en Navojoa

El cananense ya tenía el título de arquitecto y en 2018 inició Ingeniería Civil en la Unison campus Navojoa.

NAVOJOA.- Aunque el camino no fue fácil, Rosario Rosas Martínez a sus 76 años de edad terminó su segunda carrera y se graduó ayer como ingeniero civil en la Unison campus Navojoa.

Siento la satisfacción con haber cumplido esta tarea que me puse por lo tanto es un objetivo más en mi vida”, expresó el hombre originario de Cananea, pero que radica en Navojoa.

El nombre del arquitecto y ahora ingeniero civil sonó fuerte en el Centro de Usos Múltiples de la Unisón cuando pasó a recoger su título acompañado del aplauso y reconocimiento de sus compañeros y docentes.

Dejo a maestros, a compañeros y amigos, la amistad es para mí un nivel más alto que la familia”, mencionó, “dedico esto a la memoria de mi amiga Nicole Neytman y su esposo que fueron de gran apoyo para mí durante este tiempo”.

La idea de estudiar una segunda carrera, reveló, nació luego de que acudió a la Unison para llevar un curso de matemáticas y dar clases, pero se enamoró del ambiente universitario y decidió inscribirse.

Venía a tomar un curso de álgebra porque como no me daban trabajo vine a tomar clases para después yo dar clases allá en Álamos, pero me gustó el ambiente de la universidad entonces ya me inscribí en la carrera”, recordó. Gracias a su promedio de 90, logró titularse sin tesis, destacó el adulto mayor quien además tiene maestría en urbanismo y conoce cuatro idiomas (inglés, francés, italiano y español). 

Pero sigue con ganas y motivación de seguir estudiando y tal vez busque conseguir una maestría en investigación de materiales, comentó.

Mi objetivo es marcarme otro objetivo aún, pero es muy probable que tengo mucho interés en investigar sobre materiales de construcción y probablemente consiga un puesto de investigador o hacer una maestría en Hermosillo o Los Mochis como investigador”, puntualizó. 

Fue en 2018 cuando ingresó a estudiar la carrera de Ingeniería Civil, comentó, y pese a que algunos allegados lo tacharon de loco, continuó con su convicción de seguir preparándose.

En 2006 llegó a Álamos a trabajar en la construcción de los edificios de la mina Piedras Verdes y vivió en Álamos hasta hace dos años, pues se mudó a Navojoa porque le quedaba más cerca la Universidad.

En esta nota