No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Sonora

Olimpia Coral llama al Congreso de Sonora a escuchar a las mujeres

La activista social participó en un panel virtual del Tec de Monterrey, donde aseguró que en el Estado "no se legisla para las mujeres".

Avatar del

Por Eliana Alvarado

El panel virtual fue organizado por el Tec de Monterrey, campus Sonora

El panel virtual fue organizado por el Tec de Monterrey, campus Sonora

HERMOSILLO, Sonora.- Si la ‘Ley Olimpia’ se va a aprobar en Sonora, el Congreso local debe escuchar primero a las especialistas en el tema y hacer las modificaciones correspondientes, expresó la activista Olimpia Coral Melo Cruz.

"Es importante que si se va a citar a esta reforma y se va a dictaminar, las convoquen a ellas y las convoquen abiertas. Si va a ser por una sesión virtual, que los legisladores al menos prendan su cámara”, señaló.

Melo Cruz participó este miércoles en el panel virtual “Ley Olimpia para Sonora: Justicia en el entorno social”, organizado por el Tecnológico de Monterrey, junto con la investigadora Leyla Acedo; la diputada federal Wendy Briceño, y la titular de la Unidad de Igualdad de Género del Supremo Tribunal de Justicia de Sonora, Sanae Hinojosa.

La activista social explicó durante su participación que la Ley Olimpia, en su espíritu original, tiene la intención de visibilizar la violencia digital y reconocer el daño que se ha perpetrado a través de la tecnología a la privacidad y vida íntima.

Expuso que si bien cualquier persona puede ser víctima de violencia digital, son las mujeres quienes más han sufrido daños y quienes han encabezado la lucha social y jurídica por detener esta problemática.

El lugar más machista que yo he visitado en mi vida fue Sonora", recalcó Olimpia Coral, quien estuvo en la entidad a mediados de agosto pasado.

Sanae Hinojosa, también catedrática del Tec de Monterrey, destacó que la violencia digital no es un fenómeno nuevo, pero que el tipificarlo como delito envía un mensaje de que esa conducta no debe ser normalizada.

“Las sentencias pueden transformar realidades. Una muy buena sentencia va a enviar un mensaje correcto a la sociedad de que el Estado está ahí para respaldar a las víctimas y para condenar las conductas que sean lesivas a los derechos de las mujeres”, puntualizó.

En esta nota

Comentarios