No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Sonora

Misticismo e historia rodean a Tehuelibampo

El eco museo es considerado un lugar esencial para visitar en Sonora al ser reflejo de la civilización protomayo.

Avatar del

Por Jesús Palomares

El eco museo es considerado un lugar esencial para visitar  en Sonora al ser reflejo de la civilización protomayo(Jesús Palomares)

El eco museo es considerado un lugar esencial para visitar  en Sonora al ser reflejo de la civilización protomayo | Jesús Palomares

NAVOJOA.- En las rocas de sus cerros se encuentran grabados los indicios de una civilización denominada protomayo (antes de los mayos), que vivió hace más de 2 mil 500 años, y el misticismo se respira en el ambiente, pues fue un centro ceremonial de esta tribu.


Se trata del Eco Museo de Sitio Tehuelibampo, que en el dialecto Mayo significa Agua Azul, denominado así por estar al pie del río Mayo, en la comunidad de Barrio Cantúa, a unos 34.4 kilómetros del casco urbano de la ciudad (48 minutos) y que por su belleza y la historia que encierra fue denominado como lugar esencial de Sonora en la revista Traveler de National Geographic.

Lombardo Ríos Ramírez, historiador, indicó que el lugar resguarda 107 petrograbados con 2 mil 500 años de antigüedad, que son muestra de una civilización que fue antepasado de la actual tribu Mayo.


“Estos petroglifos, la mayoría representa el agua, que es y fue un elemento especialmente valorado en estos territorios”, abundó.


Para cruzar en los meses de octubre y noviembre es necesario una lancha, apuntó, pues el río se encuentra caudaloso, después se pasa por el muelle y atracadero hasta encontrarse con el eco museo de sitio.


“Al llegar te encuentras con las esplendorosas aguas del río Mayo, el verdor de los árboles y el canto de las aves”, expresó


LUGAR DE DEMONIOS
Fue en el año de 1981, recordó, cuando buscaba restos paleontológicos cerca de Álamos que un niño le contó que había visto unas pinturas, pero al pedirle que le dijera el lugar se negó pues se tenía la creencia de que ese lugar estaba embrujado.


“Le pedí que me las dibujara en la tierra y no me quiso decir el lugar porque decían que en el sitió había demonios”, narró, “después con ayuda de pobladores di con el lugar”.


Esta creencia estaba arraigada entre los pobladores Mayos, relató, pues los españoles en su llegada exorcizaron el lugar y esparcieron historias para que la gente dejara de visitar el lugar que era en centro ceremonial de los protomayos.

“En ese lugar tan majestuoso se encuentran unas tinajas naturales donde se hacían ceremonias, era un centro de culto de esa civilización”, explicó.


Símbolos de espirales, manos, y grabados amorfos, el lucero de la mañana son algunos de los petrograbados que se encuentran en Tehuelibampo, precisó, que son una huella fehaciente de la historia de los primeros pobladores de esta región.


EL POZO DEL ENCANTO
Otro de los atractivos del sitio, que lo llena de misticismo es el pozo del encanto, un hoyo de 10 metros de profundidad y que nunca se seca y que está al final de las rocas donde se encuentran los grabados, pero que además lo envuelve una antigua leyenda.


Athalío Valenzuela Jusacamea, de 75 años de edad, quien es habitante de la comunidad de Camoa indicó que la leyenda dice que quien tenga el valor de arrojarse al pozo podrá lograrlo todo en la vida, pero además, si tiene la fortuna de que una de las serpientes que habitan en el hoyo le rose el talón se le concederá un deseo.


“No nos dejaban venir porque decían que en esta cañada había diablos, demonios pero nosotros estábamos chamacos (niños) y nos escapábamos”, recordó, “después de venir a este lugar los pascolas me pidieron que tocara un arpa, pero yo no sabia y la empecé a tocar y sin tener estudios”.


Para que los deseos se cumplan, la persona debe de tener fe y desearlo de todo corazón, explicó el hombre, quien además es guía y guardián del museo.


“Ellos (protomayos) venían a aprender algo o venían cuando estaban enfermos y se bañaban en el pozo y salían libres de toda enfermedad”, aseguró, “de aquí salieron muchos músicos y médicos tradicionales”.


CON POTENCIAL TURÍSTICO
Cada año el Eco Museo de Sitio Tehuelibampo recibe a cientos de turistas de diferentes partes del mundo pero aún falta madurar el proyecto y hacer infraestructura para convertirlo de un potencial turístico a una realidad, mencionó Martín Soria Rivera.


“Han venido personas de Alemania, Japón, Rusia, Canadá, Estados Unidos y del interior de la República Mexicana”, apuntó el presidente de la Oficina de Convenciones y Visitantes (OCV) de Navojoa.


Uno de los proyectos es formar una ruta que inicie en el Pueblo Viejo de Navojoa, pase por las comunidades de Tesia y Camoa para concluir en Tehuelibampo, reveló.


“Hay un gran potencial turístico desde cocina tradicional, lugares históricos, culturales”, destacó.


La revista Traveler de National Geographic presentó a Tehuelibampo como uno de los rincones de Sonora a conocer, puntualizó.


“En colaboración con la Comisión de Fomento al Turismo la revista National Geographic escogió a Tehuelibampo para que apareciera en su revista Traveler en el 2018”, recordó.


La revista Traveler de National Geographic publicó en sus páginas sobre el eco museo. Aquí aparece el maestro Lombardo Ríos Ramírez (arriba) mostrando unas réplicas de pinturas y Athalío Valenzuela Jusacamea (abajo), guardián del lugar, posa en la entrada.

EL MUSEO
Las salas de exhibición con que cuenta son:
Petrograbados.
Agua y arte rupestre.
Recepción y exposiciones temporales.
Pictografías de la región del Mayo.
Pictografías del Noroeste de México.
Fue un centro ceremonial de los protomayos
(antes de los mayos).
ECO MUSEO
TEHUELIBAMPO
NAVOJOA
RÍO MAYO
BARRIO CANTÚA
TESIA
GUAYMITAS
PRESA ADOLFO
RUIZ CORTINES


PARA SABER
Tehuelibampo resguarda 107 petrograbados.
El sitio tiene antigüedad de entre: 1 mil 500 y 2 mil 500 años.
UBICACIÓN
Para llegar a Tehuelibampo hay
que cruzar el río Mayo en pequeñas
lanchas en algunos meses del año.El Eco Museo de Sitio Tehuelibampo se encuentra al margen del río Mayo, cerca de la comunidad de Barrio Cantúa.

En esta nota
  • Cultura sonorense

Comentarios