Tendencias
Cintilla de tendencias

Inseguridad en Sonora

Baches en Hermosillo

CFE

Garitas

Mineros de San Javier, Sonora: en las entrañas de la Tierra

Los trabajadores de estos yacimientos desafían condiciones adversas para extraer el carbón antracita, fuente de su sustento

Avatar del

Por GAMALIEL GONZÁLEZ

Mineros de San Javier, Sonora: en las entrañas de la Tierra(FOTOS: ELEAZAR ESCOBAR)

Mineros de San Javier, Sonora: en las entrañas de la Tierra | FOTOS: ELEAZAR ESCOBAR

PRIMERA DE DOS PARTES

San Javier, Sonora.- El calor sofocante y la falta de aire hace que chorros de sudor bañen el rostro de los recios hombres que trabajan en el interior de las minas de San Javier, Sonora.

Es un trabajo hecho sólo para los que pueden soportar el calor, los espacios sumamente reducidos, el tizne del carbón y el saberse que están en las mismas entrañas de la Tierra.

Nada fácil, pero esta minería a la vieja usanza así lo requiere si se desea extraer y producir el carbón antracita.

Está suave, es entretenido el trabajo, ¿qué se necesitan para trabajar aquí?, que aguanten la carrilla nada más, es pesado, es más pesado que la albañilería, es muy caliente aquí abajo, uno suda mucho, es el trabajo más pesado que he tenido yo, dice Cristian Romo, de 29 años de edad.

San Javier, Municipio serrano, fue fundado en 1706, por el general Antonio Becerra Nieto.

En el tiempo de la Colonia los españoles extraían oro y plata; a finales del año 1885 a 1919 tuvo su mayor auge la minería con la llegada de extranjeros.

Pero en 1919 San Javier tuvo una disminución de trabajo debido a la Revolución Mexicana y a la sublevación de los yaquis; en 1940 a 1980 continúo la extracción de oro y plata en menor cantidad y posteriormente cerró el mineral, de acuerdo a Juan Portela, integrante de la Asociación de Cronistas de Sonora.

¿Dónde está San Javier?

  • Está ubicado en el kilómetro 142 de Hermosillo a Yécora.
  • Fue fundado en 1706
  • Tiene una población de 537 habitantes
  • Las principales actividades económicas son las minería y ganadería.

El repunte

En 1980 al año 1990 el pueblo se encontraba decaído y la población se redujo a sólo 100 habitantes.

Pero fue en el año 2000 cuando comenzó el auge del carbón, el cual trabajan de manera artesanal y eso hizo aumentar su población que ahora es de 537 habitantes, según el censo del Inegi.

Esto se logró gracias al ingenio campirano y al empuje de propietarios de minas que han sabido explotar los yacimientos de carbón antracita para hacer de San Javier un Municipio próspero.

Actualmente en San Javier hay 50 minas en funciones en 150 hectáreas, y 150 minas en total en la región al contar las de Suaqui Grande, La Colorada, Soyopa, Ónavas y San Antonio de la Huerta.

Esta labor no es precisamente para las personas que padecen claustrofobia pues estos yacimientos midende ancho de1.50 a 6 metros y tienen una profundidad de hasta 250 metros.

Rubén Flores Encinas muestra carbón en polvo que se extrae de su mina.

Bajo tierra

A 120 metros bajo Tierra trabaja Cristian Romo quien con una máquina barrenadora perfora la piedra e ilumina a su alrededor con una lámpara que lleva en su casco.

A esta profundidad no llegan los rayos del Sol, alrededor sólo hay rocas, humedad y el camino que lleva a la salida.

Para soportar el calor al interior los trabajadores prefieren trabajar sin camisa.

Las máscaras casi no las usamos porque las remojas todo, por el sudor y no alcanzas a respirar bien, explicó.

Cristián comentó que es el sustento de su familia que vive en Hermosillo y la paga de entre 8 y 11 mil pesos a la quincena la considera buena.

 
San Javier: El milagro del carbón antracita

La hora del lonche

Entre los cerros llenos de árboles de amapas los mineros salen a la superficie impregnados del color negro del carbón mineral, el globo blanco de los ojos resaltan entre su rostro y en esas condiciones juntan leña, encienden una fogata, cocinan,comen y descansan.

Al estar al interior de la Tierra el único contacto que tienen los mineros con el exterior es con el malacatero quien se encarga de sacar el carrito del interior de la mina hacia lo alto de la torre mediante un motor de diesel.

Pedro Miranda es el malacatero de Cristian, ellos se comunican mediante una campana que está atada a una cuerda que llega hasta lo profundo de la mina o bien mediante los tubos de PVC que funcionan como ventiladores.

Por sonido nos comunicamos, cuando quieren bajar el cochito, se suenan dos, cuando quieren el aire suenan tres, cuando está lleno el cochito que quieren que lo saquen, jalan uno, dijo Pedro.

María Fernanda Solís Limón, ingeniera geóloga en geociencias de la Universidad Estatal de Sonora, comentó que la minería en San Javier es artesanal porque no se puede hacer a gran escala ya que al ser rocas sedimentarias se depositan en estratos o capas.

En este tipo de trabajos como son artesanales pueden ocurrir muchos accidentes, muchas veces no están bien apuntalados...hay que tener bastante cuidado, explicó.la especialista.

Frente a un brasero Jesús Valenzuela prepara pollo adobado para la comida.

 Una enseñanza heredada de Padre a hijo

El primero en trabajar una mina de carbón fue Rubén Flores Encinas, de 73 años.

El trabajo de la minería lo aprendió gracias a su padre que fue gambusino y explotó pequeños lotes de otros metales los cuales vendía, luego estudió Ingeniería en Minas en la Universidad de Sonora.

En el año 1990 se enteró que el carbón mineral fue liberado por el Gobierno federal para ser explotado. Recordó que el primer cargamento de carbón que enviaron a Monterrey se lo rechazaron, pero al poco tiempo regresaron a buscarlo.

Vinieron de allá una compañía minera de buscando ese carbón que habían mandado de aquí y fueron a dar conmigo, y ya me dijeron que les interesaba que extrajera ese carbón, me prestaron dinero, eran 75 mil pesos con lo que comenzamos”, relató.

Llegó el momento en que era tanta la demanda de carbón que don Rubén empezó a invitar a las personas del pueblo que sacaran el mineral. Trabajaron con él en la extracción del material y aprendieron, después se hicieron dueños de sus propias minas.

En esta nota

Comentarios