No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Sonora

"Me hace falta lo que ganaba": Paqueteros sufren sin trabajar

No sólo es la situación económica, de por sí es bastante complicada para ellos, sino el hecho de que su trabajo les permitía socializar

Avatar del

Por Anahí Velásquez

Decenas de personas de la tercera edad no pueden acudir a las tiendas a cumplir con su trabajo de empacar los productos, pues forman parte del grupo de riesgo(Anahí Velásquez)

Decenas de personas de la tercera edad no pueden acudir a las tiendas a cumplir con su trabajo de empacar los productos, pues forman parte del grupo de riesgo | Anahí Velásquez

HERMOSILLO.- Margarita Varela tiene 66 años de edad y atraviesa por una difícil situación económica, ya que desde el inicio de la pandemia por coronavirus dejó de trabajar como paquetera voluntaria en un supermercado, lo cual representaba su única entrada para los gastos del hogar.

Al igual que Margarita decenas de personas de la tercera edad no pueden acudir a las tiendas a cumplir con su trabajo de empacar los productos, pues forman parte del grupo de riesgo.

Cuando inició lo del virus nos dieron un apoyo de mil pesos y nos despacharon a la casa, la verdad han sido muy pesados estos meses, es mi única entrada lo que me daban ahí, y pues ese dinero que me dieron luego me lo acabé, ya voy para 7 meses y estoy batallando mucho”, explica Margarita.

Ella vive por el Callejón Amadeo Hernández, en la colonia Hacienda de la Flor, está con su hija y es su yerno quien corre con los gastos de la casa y comida.

En algunas tiendas se les pide a los clientes donar una cantidad para entregarla a los empacadores, otros supermercados colocaron un recipiente para que depositar donaciones, las cuales son entregadas semanalmente.

Los extrañan

Una cajera que trabaja en un supermercado del Norte de la ciudad comentó que a veces es tanta la prisa con la que acude la gente a hacer sus compras, que olvidan dejar la propina en las cajas que hay dispuestas para ello.

“Yo los extraño mucho, en parte porque sí es una gran ayuda para que la fila no sea tan larga, ellos empacan más rápido que los clientes, pero pues platicábamos mucho y ya nos conocíamos muy bien, ya quiero que vengan”, expresa.

En los supermercados algunos clientes se las ven negras para empacar su mandado, porque o van sacando los artículos del carrito y al pendiente de lo que se anota, o empacan.

¿Y qué tanto se gana?

En un día María Mercedes Zambrano, de 83 años de edad, obtenía más de 200 pesos como paquetera en un supermercado en el Centro de la ciudad.

Ahora debido a la pandemia se encuentra en casa y recibe una ayuda de 200 hasta 300 pesos a la semana como parte de lo que donan los clientes para quienes no pueden trabajar.

“Se agradece el apoyo económico, pero hace falta lo que yo ganaba, hay muchas cosas por pagar no sólo la comida está la luz, agua y es difícil para uno que es grande, además a diario traía un mandadito con las propinas”, añade María Mercedes.

La convivencia

Ya son 19 años de trabajar en el empaquetado de mandado en el super, algo que le daba solvencia económica, pero sobre todo la oportunidad de socializar con los clientes que acuden a la tienda a quienes conoce desde hace años. 

Por supuesto, en su día a día también estaban las pláticas con las cajeras, con otros paqueteros y compañeros de trabajo del supermercado.

Margarita y María Mercedes esperan que el semáforo epidemiológico pase a color verde para poder acudir a los comercios a laborar como voluntarias y obtener un ingreso diario, pero lo más importante, es que desean que la gente no se olvide de su noble labor.

No sólo es la situación económica, 
de por sí bastante complicada para ellos, sino el hecho de que su trabajo les permitía socializar

“Me hace falta lo que ganaba”: Paqueteros sufren sin trabajar

Los supermercados han buscado opciones para apoyar a los paqueteros, como colocar cajas para que el cliente deje la propina y que les sea entregada, entre otros apoyos.
Margarita Varela, de 66 años, ya no pudo continuar como paquetera en un super, pues forma parte de la población vulnerable al Covid-19.

María Mercedes Zambrano, de 83 años, recibe los donativos que los clientes dejan en la cadena de supermercados donde trabajaba.

¿Puede apoyarla?
Margarita Varela: 

Puede visitarla en su hogar ubicado en: Callejón Amadeo Hernández sin número, (a un lado del parque), en la  colonia Hacienda de la Flor.

Celular:
66-22-03-56-24.

En esta nota

Comentarios