No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Sonora

Llega a 100 años tras curar heridas en cuerpo y alma

Luego de ser abandonado en un hospital de Navojoa, don Ángel se dice feliz en un asilo.
 

Avatar del

Por Jesús Palomares

Llega a 100 años  tras curar heridas  en cuerpo y alma.(Especial)

Llega a 100 años  tras curar heridas  en cuerpo y alma. | Especial

NAVOJOA, Sonora.- De sentirse lastimado del cuerpo y alma, pues sus allegados lo abandonaron en un hospital de la ciudad cuando un auto lo arrolló, hoy don Ángel Ortiz Avilés se siente feliz y agradecido con la vida y con el personal del asilo San Juan de Dios de Pueblo Viejo, quienes lo recibieron y le festejaron sus 100 años de edad.


Marianela Bertolini Abreu, presidenta del Patronato del Asilo de Ancianos recordó que a don Ángel sus parientes lo dejaron en el Hospital General hace dos años porque lo atropelló un carro y ahí duró meses hasta que el asilo lo recibió para hacerse cargo de él.


“Le hicimos su pastel porque cumplió 100 años el pasado mes de agosto (nació el 1 de agosto de 1920), pero no hubo ninguna actividad extra porque tenemos las puertas cerradas para personas externas por la pandemia”, manifestó.


Don Ángel es el mayor de los adultos refugiados en el asilo San Juan de Dios, apuntó, y es una persona alegre que disfrutó el pastel que el personal del lugar le ofreció.


En una entrevista previa a la pandemia, don Ángel dijo ser originario de la colonia Tierra Blanca de esta ciudad y solía trabajar como albañil, pero desde que lo arrolló un vehículo y sufrió fractura de cadera, ya no pudo seguir con ese oficio.


“Mi familia se fue a Los Ángeles, no quisieron saber de mí, yo estoy solo aquí en Navojoa”, expresó, “a mí nunca me gustó la vagancia, a mí me gustó trabajar”.


Recordó que el día del accidente iba caminando rumbo a su casa cuando de repente un auto lo embistió por la espalda, luego un pariente lo internó en el Hospital General, donde duró más de tres meses abandonado hasta que personal del DIF lo llevó al asilo.


Se encuentra muy a gusto en ese lugar, dijo, pero considera que le falta trabajar para sentirse completo.

Don Ángel Ortiz Avilés cumplió 100 años el pasado mes de agosto.“Estoy a gusto aquí (asilo), me tratan muy bien, pero me la llevo viendo televisión, yo necesito trabajar”.

Ángel Ortiz Avilés, navojoense de 100 años de edad.

En esta nota
  • Navojoa

Comentarios