Tendencias
Cintilla de tendencias

Asesinato de Karina

Deforestación en Hermosillo

Inseguridad en Hermosillo

Garitas

Limpiar cada hueso de una hija desaparecida

Nora encontró los restos de su hija de apenas 17 años desaparecida el 2 de octubre en Ciudad Obregón

Avatar del

Por Shaila Rosagel, Mayra Echeverría, Tanya Vázquez, Yésicka Ojeda, Diyeth Arochi Y Gamaliel González

Nora Alejandra Lira Muñoz, líder del colectivo Rastreadoras de Ciudad Obregón.(ESPECIAL)

Nora Alejandra Lira Muñoz, líder del colectivo Rastreadoras de Ciudad Obregón. | ESPECIAL

SONORA.- Nora Lira Muñoz encontró los restos de su hija de apenas 17 años de edad justo a los dos años de su desaparición .

Fernanda Sañudo Lira desapareció el 2 de octubre de 2018 en Ciudad Obregón y exactamente, a los dos años y cuando su madre se había convertido ya en una de las buscadoras de desaparecidos más reconocidas del Norte de México, apareció luego de una llamada anónima.

“¿Quieres encontrar a tu hija?”, le preguntó un hombre al otro lado de la línea.

“Sí…”, contestó ella con la respiración entrecortada y llena de dudas.

“Entonces busca alrededor de una casa abandonada de un predio cercano al poblado de Bataconcica, cerca del basurero clandestino”, le indicó aquel desconocido.

TRATA: UNA DE LAS HIPÓTESIS EN SONORA
La desaparición de Fernanda sigue sin un móvil, ni una línea de investigación clara, detenidos y mucho menos una sentencia.

Karla Quintana Osuna, titular de la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB) de la Secretaría de Gobernación, afirma que desde la Federación se trabaja en conjunto tanto con la Fiscalía del Estado de Sonora como con la recién creada Comisión Estatal de Búsqueda para encontrar a las personas desaparecidas en la entidad.

Y aunque hay distintas hipótesis que explican la desaparición de las mujeres, no sólo en Sonora, sino en todo el País, el patrón del rango de edad de las desaparecidas les hace pensar que hay trata de personas detrás.

Justo hace dos semanas estuvo en Hermosillo en una reunión en la Fiscalía del Estado para tratar el tema de las personas desparecidas, precisa.

Nos preocupa que la gran mayoría, en todo el País, lo que nos preocupa más, es que el rango de mujeres desaparecidas el más alto es entre los 15 y 19 años, lo que nos indica una hipótesis clara de trata de personas”, dice.

De acuerdo con Karla Quintana, el análisis de contexto de las desapariciones en México aún no está lo suficientemente desarrollado como para contar con las características físicas de las desaparecidas.

“Pero sí de mujeres jóvenes por las características de la temporalidad y de la edad; sí nos da una alerta fuerte de trata de personas,  trata sexual…a lo largo y ancho del País la trata de personas implica una red de vínculos y delincuencia organizada, eso se está investigando para ver el posible destino de estas mujeres desaparecidas jóvenes”, explicó.

Pero aunque la trata es una de las hipótesis y una preocupación para el Estado, en el histórico público de datos sobre personas desaparecidas de la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB) de los últimos cinco años en Sonora no hay ninguna desaparición reportada por el delito de trata.

Incluso en la búsqueda en los datos abiertos de la Comisión, los casos reportados por tipo de ocurrencia en Sonora durante los últimos cinco años son escasos; por ejemplo: cuatro por desaparición cometida por particulares, uno por desaparición forzada, uno por delitos vinculados con desaparición de personas, uno por otros delitos contra la libertad persona y cero por feminicidio, homicidio, secuestro y tráfico de menores.

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ha seguido operaciones financieras de organizaciones delincuenciales en el País y ha encontrado hallazgos importantes relacionados con trata y mujeres desaparecidas en distintas entidades.

Grupo Healy solicitó información a la UIF sobre Sonora y se informó que sólo se han detectado dos reportes de operaciones inusuales relacionadas con trata: uno en Hermosillo y otro en Nogales.

Para José Luis González Olivarría, director de la reciente Comisión de Búsqueda en el Estado de Sonora (marzo de 2020), la desaparición de mujeres en la entidad está relacionada con la vulnerabilidad y en múltiples factores como el económico, el crimen organizado, la violencia intrafamiliar, el acecho de los cónyuges y problemas de adicción.

CARENCIAS DE LA COMISIÓN ESTATAL
La Comisión estatal trabaja en conjunto con la Fiscalía del Estado y aunque hay un presupuesto aprobado por el Estado, actualmente trabajan con un subsidio federal.

Hasta el momento, indica González Olivarría, solo tienen contratados cuatro criminalistas para la búsqueda de campo. Entre el personal que necesitan están los analistas de contexto y también los informáticos que revisen los reportes de Internet, pero desconoce cuántos especialistas le será permitido contratar.

Otro de los retos que tiene la Comisión de Búsqueda en Sonora es la certificación ante el Instituto Nacional de Ciencias Penales de los trabajadores que tiene y está por contratar.

La Comisión se mantiene a la espera de la llegada de dos unidades móviles forenses que servirán para trasladarse al campo de búsqueda para tomar muestras para perfiles genéticos, con un área de resguardo de cadáveres y equipo para prospección.

“Se requiere contratar al personal que maneje ese tipo de herramientas que son muy útiles, esas herramientas en donde no pueda llegar la Fiscalía con un Semefo, por ejemplo, entonces tenemos en la Comisión las unidades móviles, vamos para allá con el apoyo de la Fiscalía”, explica.

LIMPIÓ CADA HUESO DE SU HIJA
“Sinceramente yo la encontré y siento que ahí se acabó todo, porque ni yo no he ido a la fiscalía para ver que ha pasado, pero ni ellos me han hablado para que vaya. Creo yo que no se investigó nada, no checaron ni el lugar donde se encontró, no hicieron nada, no hay líneas, no hay nada, la carpeta de investigación puedo apostar esta como cuando denuncie. Pero yo tampoco le he movido por miedo, porque nosotras no buscamos culpables”, dice Nora Lira Muñoz.

Lo primero que encontraron de la joven de 17 años Fernanda Sañudo Lira – de complexión mediana, tez morena clara, pelo negro, ojos grandes, ceja poblada, pestañas rizadas, labios gruesos y 1.70 metros de estatura– fue la blusa que traía puesta la última vez que fue vista al salir de su vivienda, luego sus pulseras y después, sus restos.

“Yo sabía que era mi hija, era su ropa, eran sus cosas, pero tenía que esperar a que el examen de ADN me lo confirmará, pero mi corazón jamás se equivocó, ahora la quiero despedir como ella se merece, quiero hacerle una fiesta en la funeraria, en el panteón, que sea algo alegre, como a ella le hubiera gustado”, dice Nora.

Fernanda, después de dos años, volvió a los brazos de su madre. Nora tomó en sus manos y limpió aquel día mientras excavaban cada hueso del cuerpo de su hija.

La historia de Nora y su hija Fernanda es una de las pocas que ha finalizado con el hallazgo de una persona desaparecida con o sin vida en la entidad, pues en los últimos cinco años sólo se han localizado a mil 102 personas, 80 de ellas sin vida. El 73.68% continúan desaparecidas.

Nora denunció la desaparición de su hija, pero luego de ocho meses y sin ver avances en la carpeta de investigación y sólo datos que ella proporcionó, inició con una búsqueda a través del colectivo de madres “Guerreras Buscadoras de Sonora” originario de Guaymas. 

Participó en una búsqueda masiva en el ejido Francisco I. Madero, mejor conocido como el Campo 30 donde un grupo de alrededor de 20 mujeres lograron localizar más de 30 personas sin vida, entre cuerpos y osamentas. Luego decidió formar su propio colectivo y logró encontrar cerca de 40 restos de personas desaparecidas.

“Yo sé que mi hija está orgullosa de su madre, porque la encontré, lamentablemente no la encontré como yo quería, pero la encontré…era una muchachita con mucho futuro: alegre, feliz, que le cortaron sus alas”, dice.

Nora Alejandra Lira Muñoz, presidenta del colectivo Rastreadoras de Ciudad Obregón, al momento de encontrar la fosa con los restos mortales de su hija Fernanda.

DESAPARECIDOS 2020
En lo que va del año en Sonora han desaparecido 641 personas, la mayoría del sexo masculino.
Del 01/01/2020 al 23/12/2020 

  • 641 personas desaparecidas en Sonora.
  • 29 localizadas, 
  • 7 con vida, 22 sin vida.

Últimos 5 años

  • En los útimos cinco años, el 2017 ha sido el año con más desaparecidos en Sonora.

Fuente/CNB

Desaparecidas según la Fiscalía del Estado
Mujeres desaparecidas en los últimos años.

  • 69 reportes de mujeres desaparecidas
  • 47 localizadas con vida 
  • 5 localizadas sin vida 
  • 17 pendientes de localizar

2015:

377 TOTAL

 249 hombres y 128 MUJERES

2016:
490 TOTAL
 292 hombres y 198 MUJERES

2017:
1,078 TOTAL
 654 hombres y 424 MUJERES

2018:
1,043 TOTAL
 680 hombres y 363 MUJERES

2019:
587 TOTAL
516 hombres y 70 MUJERES

2020:
640 TOTAL
551 hombres y 89 MUJERES

  • Hermosillo: 132 hombres y 16 MUJERES
  • Nogales: 81 hombres y 8 MUJERES
  • Cajeme: 80 hombres y 15 MUJERES
  • Guaymas: 68 hombres y 12 MUJERES
  • Caborca: 37 hombres y 4 MUJERES
En esta nota

Comentarios