No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Sonora

Juan de Dios ya tiene trabajo en su pueblo y vuelve a sonreír

El migrante que duró 22 años lejos de sus hermanos se adapta a sus nuevas actividades

Avatar del

Por Manuel Jiménez

Juan de Dios se reintegra de manera positiva a su familia y al trabajo en Buenavista, Cajeme.

Juan de Dios se reintegra de manera positiva a su familia y al trabajo en Buenavista, Cajeme.

NOGALES.- El migrante Juan de Dios, quien había permanecido en calidad de desaparecido para sus hermanos por 22 años, hoy vive en la casa de su mamá y trabaja haciendo limpieza en el parque de su pueblo Buenavista, en el municipio de Cajeme.


La historia de Juan de Dios Cantúa Salazar, quien por más de un año vivió en un panteón de Nogales y luego en un “cámper” de pick up, trascendió de manera favorable al publicarse en redes sociales y la edición impresa de EL IMPARCIAL el pasado 26 de agosto.


El hombre fue contactado por sus hermanos y se hizo el emotivo reencuentro el 28 de agosto y para el día 31 de agosto lo llevaron a su casa del pueblo Buenavista, donde era esperado por demás familiares y amigos.


Margarita Cantúa Salazar, hermana de Juan de Dios, mencionó que hasta el momento la reintegración con la familia y su entorno de amistades ha resultado todo un éxito para el hombre que había permanecido ausente por dos décadas.


Estamos muy contentos, se ha portado muy bien, ahora trabaja para el grupo del pueblo llamado Unidos por Buenavista y es el encargado de hacer la limpieza en el parque que está antes de llegar a la termoeléctrica.


“Dicen los vecinos que se la lleva cantando, muy alegre y que es muy bueno para trabajar y además no le faltan las visitas de amigos ahí en la casa de mi ama, donde ahora vive mi hermano Juan de Dios”, comentó.


Margarita mencionó que ya llevaron a Juan de Dios al ejido Felipe Ángeles, cerca de Empalme, donde vive otro hermano de nombre Ramón y que poco a poco se han estado reuniendo con familiares.


“Unos vienen al pueblo y en ocasiones nosotros vamos a buscarlos, pero gracias a Dios todo ha resultado muy favorable, lo vemos contento y agradecido con tantas muestras de cariño que ha recibido de su familia y de su pueblo.


“Aquí se la lleva Juan de Dios, les ayuda a mis hermanos también en sus quehaceres y ahora se hizo un experto en hacer ceviche de lobina y prepara unos callitos de tilapia muy sabrosos, eso sí hay que reconocerlo”, platicó.
                                
 

En esta nota

Comentarios