No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Sonora

Es bolero con servicio a domicilio

Avatar del

Por Diyeth Arochi

Es bolero con servicio a domicilio

Es bolero con servicio a domicilio

El viento se desliza suave en el ambiente, mientras los rayos solares se clavan con intensidad en Juan Diego Rivera Hernández, quien desde hace 25 años es bolero y actualmente ofrece su servicio a domicilio.

Sobre su triciclo color negro, con la pequeña caja de madera para boleo en la parte trasera de la bicicleta, Juan Diego, de 75 años, originario de Chihuahua, visita a sus clientes a domicilio porque así se lo piden.

"Ya casi toda la gente me conoce aquí, ¿no?, y: ‘Ve pa’ allá’ y voy, o: ‘Ve tal día o ven mañana o vamos ahorita’, o en veces me los traen ahí donde vivo yo", relató.

Juan Diego recorre cada día alrededor de 2 kilómetros para realizar su trabajo y ésto es posible debido a que tiene una bicicleta para trasladarse, porque no está en condiciones de caminar mucho, afirmó.

Hace algunos años Juan Diego Rivera Hernández participó en un accidente automovilístico, aseguró, el cual terminó en volcamiento y le provocó dolores en las piernas, algo con lo que todavía tiene que vivir.

Así que cada mañana sube a su triciclo, recorre las calles de Naco, Sonora y va en busca de clientes, algunos con cita y otros no; pero lo hace siempre, porque su sustento depende de ésto.

Juan Diego es padre de seis hijos, quienes viven en Estados Unidos, su esposa ya falleció y aunque vive en una casa prestada, debe trabajar para cubrir sus necesidades de alimentación y vestido.

"Es como todo, me imagino, hay veces que hay, hay veces que no hay, hay veces que hay muy poco", mencionó.

En la frontera de Naco, hay 6 mil 160 habitantes, según el censo de 2015 del Inegi, y Juan Diego aseguró que sólo hay dos boleros.

Esto lo ayuda a tener suficiente trabajo, aunque consideró que si hubiera más competencia, no tendría ningún problema porque cada quien tiene sus propios clientes y se desempeñan diferente.

Comentarios