Tendencias
Cintilla de tendencias

Garita Nogales

COVID-19

Economía en Hermosillo

Alerta Apps de préstamos

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

“Entras al hospital, pero no sabes si saldrás con vida”

Fue en septiembre del año pasado cuando el Covid-19 lo alcanzó, relata, y para su tratamiento lo internaron en una clínica de Ciudad Obregón debido a su gravedad.

Avatar del

Por Jesús Palomares

Fue en septiembre del año pasado cuando el Covid-19 lo alcanzó, relata, y para su tratamiento lo internaron en una clínica de Ciudad Obregón debido a su gravedad.

Fue en septiembre del año pasado cuando el Covid-19 lo alcanzó, relata, y para su tratamiento lo internaron en una clínica de Ciudad Obregón debido a su gravedad.

ETCHOJOA.-Caer en “las garras” despiadadas del Covid-19, sufrir los síntomas, aislado y conectado al oxígeno es una de las experiencias más duras que se pueden vivir, expresa Reynaldo Amarillas.

El jefe de Bomberos y de la Unidad Municipal de Protección Civil de Etchojoa recuerda que en su labor de servir a la comunidad se contagió del virus y las horas que pasó hospitalizado en cuarentena fueron las más difíciles.

“Lo más desesperante es que entras al hospital, pero no sabes si saldrás con vida y si volverá uno a ver a su familia”, menciona. La fe en Dios es lo que le dio fortaleza, asegura, en los momentos en que se sintió solo y débil por la enfermedad que lo mantuvo en cama 10 días.

“Uno siente fobias estando encerrado, no sólo es luchar contra los síntomas, también hay que luchar con la mente de uno y no desesperarse”.

Pese al “infierno” que vivió, afirma que no se arrepiente de arriesgar su salud e integridad física por servir a los demás. “Es mi trabajo y mi pasión el servir, y me contagié, ni modo, pero gracias a Dios estoy vivo y salí adelante”, expresa.

SIGUE CON SU TRABAJO

Fue en septiembre del año pasado cuando el Covid-19 lo alcanzó, relata, y para su tratamiento lo internaron en una clínica de Ciudad Obregón debido a su gravedad.

“Me vi muy grave, era muy feo ver a otros enfermos de coronavirus en las camas de enseguida y ver que ahí morían”, narró, “el temor de que uno también estaba en riesgo de morir”. A casi seis meses de sufrir por la enfermedad, aún sigue ayudando a personas que se contagian, apuntó, pese al riesgo de adquirir de nuevo el virus.

En esta nota

Comentarios