No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Sonora

En primera persona: “En mis años como médico jamás vi o sentí algo así”

Tras contagiarse de Covid-19 tuvo fiebre, dolor de cabeza y se sentía muy cansado; perdió el olfato, el gusto se le distorsionó, además de sufrir dolor en la planta de los pies y articulaciones, entre otros malestares

(En primera persona: Testimonios de la Pandemia)

Avatar del

Por REDACCIÓN

• El pediatra Francisco Hinojosa Guadarrama padeció Covid-19 en julio de 2020 y lo recuerda como una difícil experiencia.(CORTESÍA)

• El pediatra Francisco Hinojosa Guadarrama padeció Covid-19 en julio de 2020 y lo recuerda como una difícil experiencia. | CORTESÍA

TESTIMONIO DE FRANCISCO HINOJOSA GUADARRAMA, MÉDICO PEDIATRA, 49 AÑOS.

Por ser médico conocía la enfermedad y era consciente de las complicaciones que podía tener, por eso, claro que tuve momentos de ansiedad y miedo a poder estar en un estado crítico, incluso llegar a morir.

Yo me enfermé en julio del año pasado. Aproximadamente el día 10 empecé con congestión nasal y datos de un resfriado, pero ante el conocimiento de la enfermedad y cómo se presenta, acudí de inmediato para que me valoraran.

Me hicieron la prueba PCR, por medio de una toma de muestra con un hisopo que va de la nariz hacia la garganta, de hecho el estudio me lo hicieron en dos ocasiones y en los dos salió positivo.

El contagio, supongo, sucedió en el hospital donde laboro, Ginecopediatría, porque aunque no está habilitado para recibir pacientes de Covid, de todas maneras los recibimos y estamos en contacto con ellos.

Además, una particularidad con los niños es que en su mayoría no tienen síntomas y nosotros estamos en contacto con ellos, y a pesar de que los tengan, seguimos en contacto con ellos, porque no es tan fácil de detectar si es o no por el virus.

Yo inicié con síntomas de secreción nasal, escurrimiento, dolor de cabeza, posteriormente empecé a tener fiebre y mucho cansancio, fue de los síntomas que más me afectaron.

Al final de la primera semana empecé con el problema del olfato hasta perderlo totalmente, el gusto se me distorsionó, incluso el agua purificada sentía un sabor como con tierra o metal, no sé bien cómo explicarlo, pero me daba mucho asco.

Recuerdo que también tuve diarrea unos días y hasta limitaciones para caminar, por el dolor en la planta de los pies y en las articulaciones, todo este cuadro duró 10 días.

Incluso, hasta la fecha yo aún tengo dolor en la planta de los pies, un dolor que se hace fuerte al inicio del día cuando me levanto y en el transcurso de las horas disminuye, pero no siempre desaparece.

La verdad, en mis años como médico jamás vi o sentí algo así, nunca, fue algo totalmente nuevo para mí, incluso hasta tuve limitación en mi agudeza visual, a pesar de que ya me valoró un oftalmólogo y me hicieron una readaptación de los lentes, fue debido a eso.

ESTUVO AISLADO

Durante la enfermedad me aislé en un cuarto privado en mi casa, pero aun así toda mi familia resultó contagiada, entonces cuando yo iba de salida mi esposa e hijos comenzaban con síntomas.

Afortunadamente ellos tuvieron síntomas mucho más leves que los míos y no hubo ningún resultado lamentable, como ha pasado con otros compañeros médicos o profesionistas de la salud.

Ahorita ya fui vacunado contra la enfermedad, me administraron la primera dosis el 20 de enero y estoy en espera de que me administren la siguiente dosis.

En ese momento la verdad me sentí muy aliviado y esperamos de verdad que se realice la vacunación para todo personal de salud, no sólo enfermeras y médicos, sino personal de limpieza, camilleros, químicos y todos los que laboran en un hospital.

En esta nota
  • Testimonios de la Pandemia

Comentarios