No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Sonora

Doña Rosalía sobrevivió a guerras y otras pandemias, hoy festeja sus 100 años

“Estoy muy contenta, pero ahora no los pude abrazar por el virus que anda”, expresó con nostalgia la mujer que a lo largo de su vida pasó por guerras y pandemias.

Avatar del

Por JESÚS PALOMARES

“Estoy muy contenta, pero ahora no los pude abrazar por el virus que anda”, expresó con nostalgia la mujer que a lo largo de su vida pasó por guerras y pandemias.(Jesús Palomares)

“Estoy muy contenta, pero ahora no los pude abrazar por el virus que anda”, expresó con nostalgia la mujer que a lo largo de su vida pasó por guerras y pandemias. | Jesús Palomares

NAVOJOA.-Por primera vez en 100 años de vida Rosalía Estrella Ontiveros no pudo recibir abrazos de sus seres queridos en su cumpleaños, en medio de la pandemia por Covid-19, pero desde la puerta de su casa vio desfilar una caravana de vehículos desde donde le desearon felicidades.

Los ojos de “Mamá ia”, como le dicen sus seres queridos, brillaron de felicidad y nostalgia al ver pasar por enfrente de su casa, ubicada por el Callejón Río Grijalva, entre Segunda y Tercera, de la colonia Tierra y Libertad, los carros decorados con globos de colores.

“Estoy muy contenta, pero ahora no los pude abrazar por el virus que anda”, expresó con nostalgia la mujer que a lo largo de su vida pasó por guerras y pandemias.

En una máquina de coser que tiene casi su edad lució un enorme adorno con el número 100, pero al verla, “Mamá ia” ve más allá y rememora las vivencias con su vieja máquina.

“Yo cosía antes, desde muy chiquita me echaron al trabajo; a hacer lonche y comida”, recordó, “a los 12 años y luego fui partera y curandera”.

Durante el festejo contó sus anécdotas, además que conoció a los generales Álvaro Obregón y Fausto Topete, pues uno de sus tíos anduvo en la Revolución Mexicana.

Rosa Cota, nieta de Rosalía, pero a quien quiere como a su madre pues se crió con ella, expresó que el verla llegar a los 100 años de vida es un regalo de Dios.

“Ella es mi madre porque ella me crió desde chiquitita”, subrayó, “es una bendición el tenerla con nosotros”.

Señaló que su abuela tiene 10 hijos, 24 nietos, 64 bisnietos y 14 tataranietos a quienes no pudo ver en su aniversario por la emergencia sanitaria, pero que ayer sábado le dieron la sorpresa en una caravana que desfiló por enfrente de su casa.

En esta nota
  • Longevidad
  • Adultos mayores

Comentarios