Tendencias
Cintilla de tendencias

Garita Nogales

COVID-19

Cacería en Sonora

Cuatro carriles

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Proceden contra 14 desarrollos campestres por irregularidades

Ante el auge en la venta de predios en el campo o en las playas en Sonora, autoridades y abogados alertan de negocios irregulares.

Avatar del

Por Redacción/GH

Proceden contra 14 desarrollos campestres por irregularidades(GH)

Proceden contra 14 desarrollos campestres por irregularidades | GH

HERMOSILLO, Sonora.-  El negocio de venta de los terrenos campestres está en auge en Sonora, pero no todos los desarrollos inmobiliarios reúnen los requisitos de ley ni ofrecen certeza legal a los compradores.

De acuerdo con autoridades y abogados, los principales problemas detectados en la venta de terrenos campestres irregulares son la falta de permisos, que están en litigio o que no coinciden las colindancias.

En Hermosillo, el Gobierno municipal inició procesos jurídicos contra catorce desarrollos por diversas irregularidades, de acuerdo con la información de la Coordinación de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Ecología (Cidue), de la administración pasada, que entonces declinó precisar los nombres de las inmobiliarias demandadas.

La Fiscalía General de Justicia del Estado también ha recibido denuncias en las agencias ministeriales, sin especificar el número, en contra de quienes se ostentan como propietarios de terrenos campestres.

El “boom” de este negocio se ha extendido en Sonora como se registra en Hermosillo, Guaymas, Puerto Peñasco, Álamos y otros municipios, donde los precios de los lotes irregulares son por debajo de los terrenos de las inmobiliarias en regla.

Proceden contra 14 desarrollos campestres por irregularidades. Foto: GH

Hay casos de familias que han adquirido un lote para habitar o tener una casa de descanso y al terminar de pagar no pueden escriturar porque el predio no está debidamente regularizado.

El presidente de la Barra Sonorense de Abogados, Héctor Contreras Pérez, explicó que en Hermosillo hay demandas en contra de desarrolladores campestres porque los compradores se dieron cuenta que la propiedad les fue vendida por una persona que no era el dueño, porque las colindancias no corresponden o no contaban con la autorización judicial o el Ayuntamiento todavía no había otorgado los permisos correspondientes.

El Ayuntamiento debería exigir que instalen un anuncio con el número de licencia uso de suelo, el número de autorización, el número de escritura del predio y ante qué notario se pudiera acudir para que el futuro comprador tuviera certeza de que se trata de un predio con todas las exigencias para la enajenación”, señaló.

Negocio en auge

La venta de terrenos campestres se ha extendido en la entidad en los últimos años. Regiones de más actividad:

• Hermosillo: San Pedro El Saucito y Bahía Kino.

• Guaymas: San Carlos Nuevo Guaymas.

• Puerto Peñasco.

• Álamos.

Proceden contra 14 desarrollos campestres por irregularidades. Foto: GH

Este negocio se ha extendido por todo el Estado y en los últimos cinco años se ha registrado un repunte como sucede en Hermosillo, principalmente en Bahía Kino y San Pedro El Saucito, así como en Guaymas, Puerto Peñasco, Álamos, entre otros municipios.

Grandes problemas

Desde hace ocho años, Rosa, una madre de familia que adquirió un terreno campestre en San Pedro El Saucito, en Hermosillo y quien solicitó el anonimato, contó que en todo ese tiempo ha pasado una odisea tratando de conseguir la carta de liquidación de adeudo para escriturar la propiedad a su nombre.

Ella acudió el 9 de septiembre pasado a la oficina de un campestre ubicado en la colonia Valle Verde, en Hermosillo, para pedir una vez más el documento, pero en respuesta obtuvo un número telefónico de la persona que le había vendido la propiedad.

La mujer tomó el papel donde le anotaron el teléfono y se retiró y en menos de dos minutos regresó para informarle a la secretaria que se trataba de un teléfono que nunca contestaban.

Reveló que a ocho años de haber adquirido el lote no cuenta con los servicios de agua, ni electricidad, lo que ha evitado que las personas habiten el lugar, como en otros campestres cercanos. Aunado a eso no han podido escriturar aunque ya los terrenos fueron pagados.

Ya tengo ocho años que compré el terreno y no he podido conseguir que me entreguen mi carta de liquidación de adeudo, me traen en vueltas, pero no me resuelven nada”, puntualizó.

Rosa y otros de los compradores señalan que no han denunciado el caso “para llevar la fiesta en paz” con los propietarios porque están esperanzados en conseguir las escrituras a través de un juicio legal.

San Pedro El Saucito

En San Pedro El Saucito hay proyectos campestres que sin pie venden terrenos de 250 metros cuadrados, con un valor de contado de 19 mil 999 pesos cada uno o 60 mil pesos financiados, con los servicios de agua y luz. Mientras que los de mil metros cuadrados oscilan arriba de los 200 mil pesos.

Uno de los desarrollos con oficinas en San Pedro es Campestres Jiménez y en entrevista Marlon Iván Félix, representante legal de esta firma explicó que no todos los terrenos campestres se pueden escriturar porque hay unos lotes que se compraron los derechos ejidales y no han terminado el trámite en el Registro Agrario Nacional.

El abogado en presencia de uno de los propietarios de esta inmobiliaria aseguró que en lotes que son adquiridos de forma directa con particulares se escrituran al momento de hacer la compra en una sola exhibición.

Hay campestres que se compraron los derechos ejidales y estamos haciendo la tramitación a través del Registro Agrario Nacional y hay otros predios que se han comprado directamente a particulares y se llevan las escrituras ante notario, depende de que campestres sean, son diferentes circunstancias jurídicas”, puntualizó.

Por la pandemia, aseguró, el Registro Agrario Nacional no ha trabajado al 100% de su capacidad y eso ha retrasado los trámites que tienen, mientras que en el Ayuntamiento ya se solicitaron todos los permisos que se requieren, aunque no han recibido todos.

Indicó que hoy día no enfrentan demandas de ningún tipo, pero anteriormente han tenido algunas derivadas del cobro de cuotas que realizan ex trabajadores del campestre a las personas que les vendieron un lote.

Por parte de este desarrollo inmobiliario indicaron que tienen presencia en algunos puntos de Hermosillo y no tienen planes a futuro de ampliarse a otros municipios como lo han hecho otros fraccionadores campestres.

Reconoció que no en todos los lotes vendidos cuentan con servicios de agua y luz al aseverar que son terrenos campestres regulares, que ofrecen certeza jurídica a sus clientes.

Terrenos en disputa

Uno de los desarrollos que más ha crecido es el Club Campestre Río Azul y ofrece terrenos en venta en Puerto Peñasco, Bahía Kino, San Carlos Nuevo Guaymas y Álamos.

Este desarrollo fincado en 5 mil hectáreas, a la altura del kilómetro 25 de la carretera que conecta Bahía Kino con Punta Chueca, está en litigio desde antes de iniciar la pandemia por Covid-19 por familias que reclamaron ser los legítimos propietarios de los predios en venta.

Además, las autoridades federales y municipales le han aplicado multas por talar flora en las parcelas que dividieron para ponerlas a la venta como terrenos campestres.

Los vendedores este club aseguran a sus clientes que todos los lotes cuentan con escrituras en todas las zonas donde tienen presencia, pero explican que los compradores no pueden obtener papeles que los acrediten como dueños hasta que los lotes están vendidos al 85%.

Para entregar las escrituras a los compradores tendríamos que vender el 85% del terreno, al momento de hacer la compra entregamos un documento y lo llevamos a un notario, rectificación de firma se llama, es donde se da fe y legalidad a tu compra”, explicó uno de los agentes de venta de la empresa.

Otra de las vendedoras externó: “No son de ejido, son privadas y te van a dar como si fueras a comprar tu casa. Te van a entregar un recibo que es tuyo el terreno y cuando termines de hacer el último pago se van a ir con un notario y ahí te van a dar tus documentos”.

Para conocer la postura del proceso sobre la situación del desarrollo campestre, de los permisos del Ayuntamiento que disponen y de la certeza jurídica que ofrecen a sus clientes al momento de hacer la compra se buscó a los representantes, se comprometieron a una llamada posterior para ver si podían ofrecer información, pero al final no accedieron a la entrevista.

Contra desarrollos irregulares

Son catorce campestres en Hermosillo los que están en un proceso jurídico por parte del Gobierno municipal, de acuerdo con la información proporcionada por la Coordinación de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Ecología (Cidue) de la administración pasada.

La recomendación en general es que verifique bien el estatus de los permisos que tienen estos campestres para que no vayan a adquirir un problema”, dijo el entonces titular de la Cidue, José Eufemio Carrillo Atondo, sobre la situación de estos desarrollos inmobiliarios.

Al momento de buscar adquirir un terreno campestre, se indicó, es necesario que el vendedor cuente con los permisos correspondientes para evitar caer en fraudes, ya que son catorce campestres los que están en un proceso jurídico.

La explicación que dio sobre este problema es que hay varios asentamientos campestres que no tienen los permisos y deben contar con licencia de uso de suelo, permisos ambientales y autorización de fraccionamiento o desarrollo inmobiliario.

En estos permisos se establecen las obligaciones que como desarrolladores tienen, introducir servicios, como agua y electricidad.

Los desarrollos inmobiliarios son negocios y por lo tanto no hay recurso público, ellos deben tener la responsabilidad de responderle a sus compradores con los servicios”, dijo cuando, como funcionario municipal, fue cuestionado sobre estos casos.

En esta nota

Comentarios