Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Sonora / Playas de Sonora

Avistan elefantes marinos en playas de Caborca y piden no molestarlos

El extraño avistamiento de elefantes marinos en Caborca causa impresión a visitantes de la playa, pero Grupo Lobos exhorta a solo apoyar cuando se trate de un delfín o una ballena varada.

CABORCA, Sonora.- Un llamado a no molestar a los elefantes marinos que salen a descansar y tomar el sol en las playas de Caborca, realizaron los integrantes del Grupo Lobos.

Manuel Muñoz Espinoza, director de dicho grupo conservacionista, manifestó que estos animales, incluidos lobos marinos, después que terminan de alimentarse, mar adentro, salen a reposar y tomar el Sol.

Exhortan a no molestar a elefantes marinos en playas de Caborca

Es entonces que habitantes de la costa caborquense, u otros visitantes, al verlos que están en la orilla de la playa, por ignorar el comportamiento rutinario de estos mamíferos, creen que los mismos están problemas o varados.

“Tratan de echarles agua y reanimarlos, pero solamente les causan molestias cuando más a gusto están”, expresó, “y hasta se pueden tornar agresivos. Ahí donde los ves son muy ágiles”.

Diferenció que cuando se trate de otra especie, como un delfín o una ballena los que estén varados en la orilla de la playa, entonces sí es recomendable echarles agua constantemente y solicitar ayuda para que no mueran.

Pero un elefante o lobo marino, tienen otra rutina. Ellos solos salen para descansar y tomar el sol después de alimentarse. Si te acercas se ponen malhumorados”, apuntó.

Elefantes marinos son avistamientos inusuales en Caborca

Muñoz Espinoza, resaltó que desde hace dos años a la fecha se han documentado seis avistamientos de elefantes marinos en el Mar de Cortés según le comentó Isaí Barba Acuña, quien es biólogo del CIAD (nomás los que se han visto), lo cual es muy inusual.

De estos avistamientos, varios han sido últimamente frente a las costas de Caborca, específicamente en Bahía San Jorge (dos veces) y El Desemboque (una vez), así como cerca de Puerto Peñasco (una vez), además de otros hacia la península de BCS, detalló.

Consideró que una de las probables causas de estos avistamientos en esta zona del Alto Golfo es derivado de los cambios climáticos y las temperaturas del agua, que cambian el patrón de comportamiento de las especies que ellos consumen.

En esta nota