No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Sonora

A dos años del sismo del 19S, Cecilia recuerda su experiencia como socorrista

Cecilia fue enviada con otros 29 socorristas sonorenses para ayudar a los damnificados de Oaxaca. 

Avatar del

Por Diyeth Arochi

Cecilia Proaño Grijalva, socorrista de Agua Prieta, ayudó a damnificados en Oaxaca.

Cecilia Proaño Grijalva, socorrista de Agua Prieta, ayudó a damnificados en Oaxaca.

AGUA PRIETA, Sonora.- La desesperación por obtener una despensa y el miedo de los habitantes de volver a sus hogares tras el sismo ocurrido en Oaxaca el 19 de septiembre de 2017, son algunas de las imágenes que guarda en su memoria Cecilia Proaño Grijalva.

La socorrista que tiene quince años en Cruz Roja Mexicana, delegación Agua Prieta, recordó que la experiencia que vivió al proponerse para ir con otros 29 socorristas sonorenses fue impactante, pero gratificante.

“Es una experiencia muy fuerte, pero muy bonita”, describió la joven que tras un mes de ocurrido el sismo, decidió realizar el viaje con el único propósito que siempre ha tenido: Ayudar.


Durante un mes Cecilia Proaño Grijalva permaneció en Oaxaca, donde trabajó incansablemente de lunes a domingo, durante todo el día para apoyar a las familias afectadas. “Te cambia la manera de ver las cosas y el ayudar, porque yo entré a esta institución por ayudar, por aprender y porque me gusta, pero ya el ayudar de esta magnitud a las personas es otro nivel”, expresó.

Desde que se inició en esta frontera con un centro de acopio para los damnificados, Cecilia aseguró que se emocionó de poder contribuir con acciones pequeñas como reunir los apoyos. “Yo empecé con el centro de acopio a ayudar, yo quiero entregar esa despensa de mis manos, y era muy bonito separando, clasificando las despensas y que saliera Agua Prieta, Sonora, entonces para mí fue una experiencia muy bonita, llena de sentimientos”, recordó.

Sin embargo Cecilia también experimentó momentos de terror, cuando ocurrieron algunos sismos, y hay uno que recuerda en especial porque fue el más fuerte que le tocó vivir. “Yo estaba en repartición y nos fueron y nos dejaron en el hotel, porque quedaba más de paso y estaba yo en mi cuarto de hotel y empezó a temblar, pero yo no lo distinguía, era la primera vez que me pasaba.

“Entonces no sabía qué pasaba y la puerta luego, luego de salida de emergencia estaba al abrir mi puerta, entonces ya bajamos y lloré, me asusté, porque toda la gente estaba afuera, todo mundo asustado”, relató.

Pese a estas experiencias, Cecilia Proaño Grijalva continuó con su trabajo cada día durante un mes y es algo que le dejó una gran satisfacción personal.

En esta nota

Comentarios