Nogales Hace 59 años, don José Gaviño García (finado), originario de La Navidad, Jalisco, fue el creador de la receta en los años cincuenta,

Tacos dorados, tradición de sabor en la frontera

Avatar del

Por Manuel Jiménez

Tacos dorados, tradición de sabor en la frontera

Tacos dorados, tradición de sabor en la frontera

Al igual que las quesadillas de Ímuris, las coyotas de Hermosillo, esta ciudad tiene un alimento que se ha convertido en tradición y son los tacos dorados elaborados desde 1957 por la familia Gaviño.

José Gaviño García (finado) originario de La Navidad, Jalisco, fue el inventor de la receta en los años cincuenta cuando en busca de obtener recursos para sostener a su esposa y cinco hijos ideó los ahora tradicionales "tacos de perro".

El señor Gaviño combinó especies como clavo, orégano, pimienta, tomate, cebolla, papa y carne molida y en tortillas de maíz creó los tradicionales tacos que ahora son sustento de decenas de familias en Nogales.

Mario Gaviño Álvarez, hijo del creador de la receta de estos ricos taquitos, recordó a su papá quien en aquellos tiempos se ganaba la vida vendiendo duros, birria y cualquier tipo de alimentos para mantener a su familia.

"Mi papá siempre fue muy trabajador y eran tiempos muy difíciles y aquellos años se vendían tacos, pero de carne deshebrada con papa y el buscó la manera de hacer algo diferente y así inició.

"Me siento muy orgulloso de ser parte de esta familia ya que los tacos dorados que inventó mi papá ya son parte de la tradición de Nogales y muchas familias dependen de este negocio", expuso.

Los tacos dorados se complementan con repollo picado y una rica salsa compuesta de chile pico de pájaro licuado con tomate y ajo además de tomate picado, que le da un sabor único al tradicional alimento.

Los tacos estilo Gaviño ahora se ofertan en varios municipios de Sonora como Magdalena, Ímuris. Guaymas y Hermosillo así como por varias familias nogalenses, pero los originales siguen fabricándose en la colonia Buenos Aires.

El negocio familiar es propiedad de Javier Gaviño Álvarez y laboran hermanos, primos, sobrinos además de amigos para mantener viva la tradición que inició en el año de 1957 y que ahora es parte de los alimentos característicos de esta frontera.

Comentarios