No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Nogales

Perseguía el sueño americano y casi encuentra la muerte

Joven guatemalteca caminó 8 días por el desierto, donde sufrió y enfermó; al final la halló la Patrulla Fronteriza 

Avatar del

Por Manuel Jiménez

Una travesía dolorosa y con peligrosa fue la experiencia que vivió Odilia Bamaca, de 22 años, al intentar llegar a Estados Unidos.(Manuel Jiménez)

Una travesía dolorosa y con peligrosa fue la experiencia que vivió Odilia Bamaca, de 22 años, al intentar llegar a Estados Unidos. | Manuel Jiménez

NOGALES.- Con los pies deshechos, signos de las fuertes fiebres en su rostro y con la voz quebrantada, una joven migrante relató la travesía de sufrimiento que experimentó al caminar ocho días por el desierto.

Odilia Bamaca, de 22 años de edad, es originaria de San Marcos, Guatemala y salió desde el 7 de septiembre de su casa con la ilusión de lograr “el sueño americano”, pero por poco y encuentra la muerte en el desierto.

“Desde mi pueblo viajé ocho días hasta llegar al lugar que se llama Altar, Sonora y ahí permanecí 15 días hasta que salimos al desierto junto con un grupo de personas que nos guiaba, un ‘coyote’.

“Todo marchaba bien, pero ya en el día cinco de ir caminando me empecé a sentir mal de salud, muy atarantada y de pronto ya no supe de mí, luego desperté y las personas me dijeron que me había desmayado”, relató.

Con los pies llenos de ampollas, dolor de cintura, débil y con cuadro de deshidratación, decidió que ya no quería continuar caminando y se lo comunicó al traficante de personas.

“El ‘coyote’ me dijo que siguiera caminando porque no quería que me muriera en el desierto, pero luego cambió de opinión y mencionó que era mejor que me quedara porque en mi condición no iba a poder llegar al destino.

“Ahí me quedé sola en la montaña toda la noche, debajo de un matorral y desperté hasta las once del siguiente día, me sentía muy débil y por la tarde me levanté para seguir caminando por mi cuenta”, narró.

Fue una experiencia terrible, en el desierto comíamos avena diluida en agua, suco o Maseca y en ocasiones sopas con agua tibia, ya no podía comer y cuando me quedé en la montaña sola llegué a pensar que ahí iba a morir”, agregó, Odilia Bamaca, Migrante guatemalteca.

LA HALLAN Y LA CURAN
La joven llegó hasta una vereda donde por suerte fue encontrada por otro grupo de siete migrantes, quienes le hicieron curaciones en sus pies y la hidrataron para seguir caminando por dos días más.

Cuando estaban a punto de llegar a un sector de Arizona conocido como El Levantón, los ocho migrantes incluyendo a la joven fueron interceptados por agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos.

Odilia Bamaca fue llevada a un hospital de Tucson, Arizona y luego de que se recuperó fue deportada por la garita de Nogales, y actualmente se encuentra resguardada en el albergue Juan Bosco. 

Con los pies muy ampollados terminó la joven guatemalteca.
En esta nota

Comentarios