No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Nogales

Encuentran en la basura la forma de ganarse la vida

Decenas de pepenadores consiguen el sustento en Nogales buscando diversos materiales en la calle o el relleno sanitario

Avatar del

Por Manuel Jiménez

Los pepenadores llevan el producto de su trabajo a las diferentes recicladoras del municipio de Nogales.(Manuel Jiménez)

Los pepenadores llevan el producto de su trabajo a las diferentes recicladoras del municipio de Nogales. | Manuel Jiménez

NOGALES.- Botes de aluminio, cobre, láminas o cualquier metal representa la oportunidad para cientos de personas de obtener algo de dinero y algunos de ellos se emplean de tiempo completo como pepenadores.


De acuerdo con un informe de autoridades municipales, en esta frontera existe disperso por las colonias un total de 59 Centros de Acopio conocidos como recicladoras.


Este tipo de establecimiento representa en muchas ocasiones la única oportunidad de obtener ingresos para personas de escasos recursos o adultos mayores.


En Nogales existen dos tipos de pepenadores: Los que levantan materiales reciclables de las calles y cualquier zona urbana, y el grupo de 29 personas a las que se les permite trabajar en el Relleno Sanitario ubicado en la periferia.


En la ciudad es muy común observar a personas juntando botes, cargando láminas, pedazos de fierro o despojos metálicos de los colchones, cualquier material que se pueda convertir en pesos.


En este trabajo informal para obtener ingresos están desde las personas que van juntando botes en sus casas o aquellas de escasos recursos económicos que buscan el sustento, y quienes recolectan sólo para sus adicciones.


MUCHOS TRABAJADORES
Leonel Uribe, encargado del Centro de Acopio California, que se localiza en la avenida Ruiz Cortines en la colonia Centro, mencionó que son decenas de personas las que acuden de manera diaria a vender sus materiales.


"Atendemos de 200 a 300 personas a diario y por lo general es el bote de aluminio el material que más nos traen a vender y en segundo lugar es la chatarra en general, desde láminas, fierros... de todo.


“Tenemos clientes de todos los sectores: Desde las familias que van juntando sus botes en casa, mayoristas que nos traen grandes cantidades y hasta pepenadores que recolectan cualquier tipo de metal de las calles”, comentó.


Durante estos meses de contingencia sanitaria, con la restricción en la venta de cerveza y la poca actividad en negocios, se vieron afectadas las recicladoras, indicó Santiago Chacón, propietario del Centro de Acopio El Mezquite.


“Con esto de la pandemia nos hemos visto muy afectados. Yo tenía tres centros de acopio y me vi en la necesidad de cerrar dos negocios; ahora estamos nomás con este establecimiento y batallando como muchos otros.


“Sin duda alguna es el bote de aluminio lo que más nos traen, también pedazos de aluminio, de fierro, láminas, porque ya otros materiales como el cobre o el bronce es muy poco el material que compramos”, dijo.

Algunas personas adaptan carritos desechados por supermercados para realizar su labor
Fotos: Manuel Jiménez


DIFÍCIL SER PEPENADOR
Luis Antonio Apodaca Luna, de 40 años de edad, vio complicarse su vida y como alternativa se dedicó a ser pepenador, trabajo que le reditúa muy poco dinero y que en ocasiones no alcanza ni para comer.


La verdad no me va muy bien. Tengo poco más de un año como pepenador y hay días que gano de 50 a 100 pesos y pues es poco porque muchas veces no sacamos dinero ni para comer.


“Yo vivo aquí con mis hijos en la casa de mi tío y me levanto temprano para salir a buscar materiales, pero en días como hoy es muy poco lo que logré juntar. Cuando mucho me van a pagar 40 pesos, creo yo”, comentó.


El hombre radica en una humilde vivienda sin muebles, ubicada en la entrada de la colonia Bellavista y utiliza una carreta de supermercado para trasladar los metales que va recolectando.

POCOS ESTABLECIDOS
En años anteriores a que cerraran el Centro de Transferencia o Basurón Municipal de la colonia Bellavista había decenas de familias que se dedicaban a la recolección de materiales reciclables, pero hoy son pocos.


El negocio de la basura fue concesionado a la empresa Sistemas de Ingeniería y Control Ambiental, donde solamente trabajan 29 “pepenadores” que forman dos cuadrillas y no se permite acceso a personas externas.


EL IMPARCIAL acudió al Relleno Sanitario para tratar de tomar imágenes, pero se negó la entrada y sólo se informó que las dos cuadrillas de pepenadores habían logrado trabajar luego de manifestarse contra esa empresa.


Los trabajadores, en su mayoría residentes de la colonia Bellavista, donde se encontraba el antiguo Basurón Municipal, protestaron por el derecho de recolectar en el Relleno Sanitario y lograron un convenio.


La empresa Sistemas de Ingeniería y Control Ambiental permitió dos cuadrillas de pepenadores, quienes se turnan los días de la semana para recolectar todo tipo de material reciclable del Relleno Sanitario.

LO QUE LES PAGAN 
Así compran los metales y otros materiales en los centros de acopio o recicladoras de Nogales:

  • Bote de aluminio:

12 pesos por kilo.

  • Aluminio:

8 pesos por kilo.

  • Lámina:

1.20 pesos por kilo

  • Fierro:

1.70 pesos por kilo.

  • Plomo:

8 pesos por kilo.

  • Bronce:

45 pesos por kilo.

  • Rin de aluminio:

12 pesos por kilo.

  • Cobre:

90 pesos por kilo.

  • Pilas para carro:

4 pesos por kilo.

  • Baterías para carro en buen estado:

100 pesos por pieza.

  • Antimonio:

7 pesos por kilo.

  • Bronce con estaño:

32 pesos por kilo.

En esta nota

Comentarios