No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mexico

No importa el orden, joven abre bar de cereal y leche en Chihuahua

Avatar del

Por El Universal

No importa el orden, joven abre bar de cereal y leche en Chihuahua

No importa el orden, joven abre bar de cereal y leche en Chihuahua

Cristhian Nuñez Ponce tiene 17 años, es originario de Ciudad Juárez, Chihuahua, y tras concluir la preparatoria decidió tomar un semestre sabático para cumplir su sueño: tener su propio negocio.

En la ciudad fronteriza, el joven emprendedor abrió "Cereal Kingdom", el primer bar de cereales en Chihuahua.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Cristhian contó que desde los 13 años y hasta 2017 trabajó como mesero de un restaurante, pero el deseo de ser su propio jefe lo motivó a ahorrar la mitad de sus ganancias para iniciar su propio negocio.



Fue un viaje que realizó a Querétaro a comienzos de año para participar en una competencia de taekwondo el que definió su destino.

“La idea surgió cuando fui a Querétaro, vi un bar de cereales y, aunque no entré, me enamoré. ‘Esto tiene que estar en Ciudad Juárez’”, relató Cristihan.



Definido el concepto y con unos cuantos pesos ahorrados, el entonces estudiante del Plantel 9 del Colegio de Bachilleres se propuso concluir la educación media superior para comenzar con su proyecto.

Tras acabar el bachillerato, su familia le prestó el capital que le faltaba para abrir el local sobre Paseo de la Victoria y Bosques del Durazno.

"Cereal Kingdom" ofrece tazones de varias clases de cereales y los combina con diferentes tipos de topping, leche y jarabe.

“Tenemos más de cien cereales, algunos los traemos de Estados Unidos y los de otros continentes los pedimos por internet”, explicó Christian.



El tazón tiene un precio de $46 pesos y se permite elegir más de un cereal y combinarlo con cualquier tipo de leche, frutas, galletas, helado o chocolate.

Cristhian inicia su jornada laboral desde las 8 de la mañana y concluye doce horas después con ayuda de un empleado en la mañana y otro en la tarde.

“Espero que para enero el negocio vaya bien y no sea necesario que yo esté presente para poder entrar a la universidad y si no es así me esperaré hasta junio”, relata Cristhian, quien anhela realizar una licenciatura en Finanzas en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

Aunque los primeros días no fueron los que él esperaba, la clientela ha ido aumentando conforme se va dando a conocer en las redes sociales con la ayuda de su hermana mayor, quien es diseñadora gráfica.
En esta nota
  • bar de cereales
  • Christian Núñez Ponce
  • cereal bar
  • Cereal
  • Leche

Comentarios