No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

Zaid lucha contra una enfermedad rara, pero tú puedes apoyarlo

Tiene el síndrome Phelan McDermid y es uno de los 15 casos que hay a nivel nacional

Avatar del

Por ANAHÍ VELÁSQUEZ

Zaid Gael Vázquez, de 3 años y medio, lucha con todas sus fuerzas contra el síndrome Phelan y McDermid, pero necesita del apoyo de la comunidad.(ANAHÍ VELÁSQUEZ)

Zaid Gael Vázquez, de 3 años y medio, lucha con todas sus fuerzas contra el síndrome Phelan y McDermid, pero necesita del apoyo de la comunidad. | ANAHÍ VELÁSQUEZ

HERMOSILLO.- Patricia García Berrelleza y su esposo José Vazquez esperaban ansiosos la llegada de su primer hijo, sin ninguna complicación detectada y con una embarazo sano todo iba perfecto hasta el día en que nació el pequeño Zaid Gael Vázquez García, ya que fue internado por acumulación de amoniaco en su cuerpo.

Desde ese día inició el peregrinar con doctores en busca de respuestas hasta hace dos años cuando les dijeron que su hijo Zaid Gael tenía un síndrome poco común llamado Phelan McDermid, desde entonces han luchado por que su hijo reciba una terapia integral y que la sociedad conozca acerca de esta delación genética y se eduque al respecto.

Aparte de este síndrome a Zaid, de 3 años y medio le han detectado otra mutación genética de la cual no se tiene nombre, pero eso no ha impedido que sus padres busquen la mejor calidad de vida para su hijo.

No hay nada que unos padres no hagan por su hijo, para este síndrome no hay cura”, añadió, “no hay tratamiento en ninguna parte del mundo, hay muy poca información, son quince casos conocidos en México”.

“Él recibe tratamientos paliativos que son las terapias y suplementos para ayudarle con su metabolismo con respecto al amonio”, explicó.

¿CÓMO ES EL SÍNDROME?

El síndrome Phelan McDermid, es difícil de diagnosticar ya que se necesita un equipo médico integral porque presenta un poco de todo, comprende muchos síntomas entre ellos el autismo, dismorfias cráneo-faciales, hipotonía muscular, puente nasal ancho, manos grandes, mala oclusión dental, párpados hinchados, mejilla y mentón prominentes, discapacidad intelectual, pueden convulsionar y no hablan, manifestó. “La sociedad tiene que saber que existen otras enfermedades y aunque mi hijo sea uno de los dos casos que hay en Sonora, está aquí, vive aquí y convive con esta sociedad, está en esta comunidad”, expresó.

ESTUDIOS Y TERAPIAS

A y los estudios que constantemente se tiene que realizar a Zaid hacen que la quincena del trabajo de José Vazquez se vaya en una semana y es por eso que organizan diferentes actividades para poder seguir dando la rehabilitación adecuada al menor.

“Es una lucha no sólo a nivel económico, familiar, a veces con las instituciones porque no te pueden brindar la ayuda que se necesita con calidad que requiere para este tipo de enfermedades”, indicó, “pero seguiré luchando para que mi hijo reciba siempre sus terapias y dar a conocer el caso de Zaid que es un porcentaje muy bajo pero que existe”.

En esta nota

Comentarios