No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

Ven su vida pasar en la espera del camión

Estudiantes, madres de familia y trabajadores en general llegan a estar en la parada hasta 45 minutos. 

Avatar del

Por Eleazar Escobar

Cientos de estudiantes y familiares de pacientes del Hospital General del Estado esperan en la parada da camiones afuera de las instalaciones.(Julián Ortega)

Cientos de estudiantes y familiares de pacientes del Hospital General del Estado esperan en la parada da camiones afuera de las instalaciones. | Julián Ortega

HERMOSILLO, Sonora.- Juan Pablo, estudiante del Cecytes, espera diario un camión de la línea 13, en la esquina de Matamoros y Juárez, junto a él están muchos de sus compañeros de escuela que hacen menos tediosa la espera; 45 minutos en ocasiones, según comentan.

Con su credencial de estudiante y 5 pesos en la mano avanzan presurosos hacia el autobús cuando lo ven a distancia, pues saben que el siguiente podrá tardar más tiempo y por la situación de seguridad en la colonia donde viven no pueden llegar muy tarde.

Los domingos escasean y la gente se desespera en las paradas de camión; algunos señalan que han llegado a estar hasta una hora. 


Todavía hay muchas unidades que según los operadores no cuentan con lector de tarjeta, con el que se les garantiza dos viajes diarios de forma gratuita, como está estipulado por el Gobierno del Estado.

Ya arriba del "democrático" transporte, hay que convertir el "atrás hay lugar" del chofer en un juego de tetrix para acomodar el cuerpo y la mochila de formas inimaginables para no tocar a otros pasajeros o golpearlos con su carga en la espalda; todo se complica cuando el camión no cuenta con iluminación en su interior.

Un verdadero suplicio para los usuarios en el Centro de la ciudad, porque los operadores permiten que los pasajeros suban a media calle, lo que representa un gran riesgo. 


"Si pasaran cada diez minutos, no importa que no trajeran refrigeración", comenta una usuaria que acude al Centro a trabajar. Ella utiliza la ruta 15 y señala que su espera es de 45 minutos como mínimo.

Ella viaja desde Real del Carmen y aunque el recorrido es corto el tiempo es largo, pues en muchas ocasiones lo irregular del servicio le causa retardos en su empleo.

LARGA ESPERA

Cerca de las nueve de la noche frente al Hospital General del Estado, decenas de estudiantes de la Unison esperan sus camiones apostando su seguridad a la compañía colectiva y aunque no se conozcan entre ellos se siente la confianza que se generan.

Esta es una escemana común: El camión lleno y usuarios de pie. 


El tiempo pasa y algunos camiones también, los afortunados ya viajan a sus hogares y otros esperan rodeados de indigentes. La incertidumbre se refleja más en los rostros de las jovencitas que aliviadas prácticamente corren cuando observan su unidad.

En Hermosillo, el sistema de transporte es un servicio particular que padecen los usuarios, al no haber los suficientes camiones o no estar en óptimas condiciones para el servicio.

El sector maquilador prefirió contratar servicios de transporte en otro esquema para garantizar de esta forma las metas de producción establecidas.

En esta nota
  • Transporte público Hermosillo

Comentarios