No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

Tiene su casa en un árbol en el Centro de Hermosillo

Su familia le brindó todos los cuidados necesarios cuando enfermó pero él, afirma, se les escapó

Avatar del

Por Julián Ortega

Asegura que tiene una recámara y el otro "cuarto" hace las veces de baño.(Julián Ortega)

Asegura que tiene una recámara y el otro "cuarto" hace las veces de baño. | Julián Ortega

HERMOSILLO “Vivo de las limosnas, recojo comida de la basura”, comenta Esteban García Bravo, mientras baja del árbol, que es su hogar, ubicado en el bulevar Luis Encinas, entre Matamoros y Félix Soria.

En ese lugar pasa la mayor parte del día y arriba, afirma, un cuarto es su dormitorio, con todo y sus almohadas y cobijas, y tiene un espacio habilitado como baño. Hay algunas cubetas y escobas.

A sus 53 años de edad relata que tiene problemas de salud, tan es así que ya un médico le dijo que en diciembre del año pasado iba a morir, pues su corazón está el doble de grande, que se iba a quedar inválido y a perder fuerzas.

“(Me dijo que) me comprara un plan funerario porque mi muerte estaba muy cerca, y mírame”, señala con orgullo.

“Aquí estoy, mi familia vino por mí y me dio los cuidados necesarios, pero yo me les vine porque me gusta la calle”, expresa mientras intenta contener las ganas de llorar.

A pesar de los problemas él está cómodo en ese lugar y asegura que pasa las noches tranquilas en su casa del árbol, pues ya está acostumbrado al ruido de los autos.

“Tengo 3 años viviendo en este lugar, vivo de las limosnas, recojo comida en la basura cerca de los lugares donde venden comida, hago mandados cuando puedo porque padezco crecimiento de corazón”, relata.

Tengo días buenos y días muy malos, pero me mantengo vivo gracias a Dios”, comenta.

Esteban García vive de lo que la gente le da y de lo que encuentra buscando en las sobras de las carretas de hot dogs.

SU FAMILIA
Aunque su familia está pendiente de él y le ha tendido la mano cuando él lo ha requerido, él señala que quiere estar en este lugar.

Esteban comenta que no puede hacer muchos movimientos por el padecimiento que lo aqueja y tiene varias lesiones en sus piernas, las cuales se ha hecho cuando ha intentado subir a su casa y se cae.

“Vivo aquí porque yo soy culpable de este estilo de vida”, añade, “tengo familia, hijos, pero me he portado mal y estoy pagando por eso”.
 

En esta nota

Comentarios