No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

Tiene 63 días sin trabajo y sobrevive con 800 pesos a la quincena

Claus Krimpe Martínez pide trabajo para obtener ingresos para él y los gatos que rescata. En 20 años calcula ha rescatado a unos 5 mil.

Avatar del

Por Leonor Hernández

Claus Krimpe Martínez pide trabajo para obtener ingresos para él y los gatos que rescata. En 20 años calcula ha rescatado a unos 5 mil.(Anahí Velásquez)

Claus Krimpe Martínez pide trabajo para obtener ingresos para él y los gatos que rescata. En 20 años calcula ha rescatado a unos 5 mil. | Anahí Velásquez

Contagiarse de coronavirus no es el único problema durante esta contingencia, ya que salir adelante, sin trabajo e ingresos, es el reto que enfrentan muchos ciudadanos, como Claus Krimpe Martínez, un escenógrafo que desde hace 63 días sobrevive junto a sus 39 gatos rescatados, con sólo 800 pesos a la quincena.

“Yo soy escenógrafo, es decir, hago escenografías para eventos. También soy rescatista de gatos ‘a fuerzas’, y digo a fuerzas porque no voy por ninguno, todos me los vienen y me los tiran acá”, contó.

Como trabajo principalmente para eventos escolares y fiestas, desde que inició la contingencia no ha caído nada, me cancelaron eventos que ya tenía, se eliminó por completo el trabajo, y ha sido muy difícil salir adelante”, expresó preocupado.

BUSCA OPCIÓN

Como una opción para tener ingresos hizo rascadores y casas para gatos que vende a precios módicos, no mayores a 500 pesos, lamentablemente tampoco eso le ha funcionado; en más de dos meses, sólo ha vendido una pieza.

“Hago casitas de todas las formas que me piden: Un baúl, un barco, una mansión, la locura que se les ocurra; hago rascadores personalizados que puedo vender hasta en 350 pesos”, dijo.

“He comenzado a hacer rascadores y casas para gatos, sobre todo porque requiero tener ingresos para las croquetas de ellos. Yo me compro lo que sea, un poquito de arroz, una lata de atún, unas tortillas, pero a ellos no les puede faltar comida y eso es lo que me desespera”.

En esta nota
  • Las otras víctimas del Covid

Comentarios