No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

Sólo con el corazón se puede ver bien

"Con él yo no era ciega", relata Yadira Alejandra de los años en los que él le mostraba cómo era el mundo que la rodeaba.

Avatar del

Por Tania Yamileth Hernández

Yadira Alejandra Arredondo Miranda e Israel Arvayo Coronado se reencontraron después de 22 años.(Teodoro Borbón)

Yadira Alejandra Arredondo Miranda e Israel Arvayo Coronado se reencontraron después de 22 años. | Teodoro Borbón

HERMOSILLO, Sonora.- "Lo esencial es invisible a los ojos, sólo con el corazón se puede ver bien", una frase que bien podría sintetizar la historia de amor de Yadira Alejandra Arredondo e Israel Arvayo Coronado. Para ellos no existen problemas económicos ni de salud más grandes que el amor que los une desde que fueron novios en primaria.

El destino los separó cuando cursaban la primaria, después de ser novios ella se fue de la ciudad y hace cuatro años regresó a Hermosillo donde se reencontraron.

Yadira Alejandra Arredondo es ciega desde los 7 años de edad mientras que Israel Arvayo Coronado es débil visual, y juntos buscan la manera de salir adelante; ambos tienen 40 años de edad.

"Nosotros nos conocemos desde niños, él fue mi primer novio en la escuela y me cuidaba mucho y me enseñaba las cosas como eran, con él yo no era ciega, me enseñaba cómo eran las cosas y nunca me pasaba nada gracias a él.

"Me fui a Nacozari donde me casé, me fue mal y me vine para Hermosillo para que se terminara todo lo malo que había vivido y me lo volví a encontrar hace cuatro años, nosotros habíamos quedado que él me iba a ayudar a desenvolverme en la ciudad", contó Yadira Alejandra.

Así fue como él le enseñó a tomar los camiones, cuáles son las calles principales y dónde está el Centro de la ciudad, pues él aún conserva visibilidad en un ojo.

Yadira Arredondo dijo que siempre quiso a Israel y pel siempre la recordaba a tal grado que al verla después de tantos años sintió algo que hasta la fecha no puede explicar.

"Yo le fui enseñando por dónde se iban los camiones y qué camiones agarrar y de poco a poco aprendió y pues se fue dando esto", comentó.

SE APOYAN

La "aventada" en la relación fue ella, asegura, quien le propuso a Israel vivir juntos, y aunque no tienen luz, agua, cocina o refrigerador, se apoyan como pareja para sortear las adversidades.

Este 14 de febrero no harán algo especial, solamente trabajar, porque el ingreso que Israel tiene como cargador para una cadena de supermercados es bajo y apenas le alcanza, pero lo que sí estará entre ellos es el amor que se tienen el uno al otro.

En esta nota
  • San Valentín
  • Personas discapacitadas

Comentarios