No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

Síndrome de Alcohol Fetal, una marca para toda la vida

Se estima que es tan común que se presenta en uno de cada 300 niños nacidos vivos.

Avatar del

Por Tanya Vásquez

Síndrome de Alcohol Fetal, una marca para toda la vida

Síndrome de Alcohol Fetal, una marca para toda la vida

HERMOSILLO, Sonora.- "Ernesto" recién cumplió una condena por robo en el Centro de Readaptación Social de Hermosillo. Sus ojos separados y cabeza chica llamaron la atención de una de las doctoras que lo atendió en un Centro de Rehabilitación, donde se le trató por una adicción.

La doctora describe a Ernesto como una persona aislada y que no convivía con los demás, con ganas de aprender, pero con muchas dificultades para hacerlo.

Su niñez fue difícil, sufrió "bullying" en la primaria por su físico y su madre era alcohólica. De ahí piensa la terapeuta, quien pidió mantener el anonimato, que vienen parte de sus problemas, pues la madre consumió alcohol mientras estaba embarazada de "Ernesto".

Y es que ahora se sabe que el consumo de alcohol durante el embarazo puede traer consecuencias al niño, mismas que van desde anormalidades físicas hasta problemas de conducta y aprendizaje.

El Síndrome de Alcohol Fetal (SAF) es el conjunto de malformaciones que resultan de la exposición de la madre embarazada al alcohol y aunque su diagnóstico es difícil, su frecuencia es alta.

La doctora genetista María del Socorro Medécigo Vite, detalló que este Síndrome es incluso más frecuente que el Síndrome de Down, con la diferencia que el SAF es totalmente prevenible.

"No conocemos la susceptibilidad que trae el embrión, hay unos que son más susceptibles, hay mujeres que pueden tomar todo el embarazo y no verse afectado el feto, el problema es que no sabemos cuál es la susceptibilidad, lo importante es no arriesgarse", dijo.

Se estima que uno de cada 300 nacidos vivos padecen este Síndrome, pero su diagnóstico es difícil pues existen factores que lo dificultan, como que la madre en ocasiones no acepta que consumió alcohol durante el embarazo.

El alcohol es un teratógeno, es decir, una sustancia que al estar expuesta a la madre embarazada produce defectos congénitos, pero estos dependerá del tiempo de exposición, la dosis y la susceptibilidad del embrión.

PROBLEMAS DE CONDUCTA

Las consecuencias de este Síndrome van desde malformaciones físicas, como ojos separados, orejas chicas, una distancia más amplia entre la nariz y el labio superior, cabeza chica.

Además de problemas de conducta como hiperactividad, impulsividad, rebeldía y tendencia a la mentira o al robo; así como retrasos en aprendizaje y dificultad de concentración.

Entre los problemas más comunes en adultos y de difícil asociación con el síndrome son la agresividad, desadaptación, aislamiento, cambios de humor e incapacidad de medir consecuencias de sus actos.

Medécigo Vite mencionó que los primeros estudios de este síndrome se realizaron en reos de Estados Unidos, por problemas de conducta y aprendizaje, que al analizar su historial en algunos casos se detectaba que la madre había consumido alcohol durante el embarazo.

En el caso de "Ernesto", en una de las sesiones de terapia sicológica una de sus terapeutas notó en él algo más, pues al platicar de su vida contó detalles acerca de su madre, quien apenas a los 15 años quedó embarazada de él, aunque desde los 12 había comenzado a consumir alcohol.

"La madre de 'Ernesto' vivía con unos parientes donde el consumo de alcohol estaba muy normalizado, desde chica vio que se consumía y ella empezó a hacerlo también desde chica, cuando se embarazó de él, no dejó de consumir", platicó quien fuera una de sus terapeutas en un Centro de Rehabilitación.

A "Ernesto" nunca se le hicieron estudios ni se le diagnosticó con alguna enfermedad, sólo en la primaria le decían que era muy inquieto y distraído.

Después de terminar la secundaria, ya no continuó con sus estudios, tuvo un cuadro de depresión y comenzó a consumir drogas, después de pasar por varios centros de rehabilitación, comenzó a delinquir y purgó una condena por robo.

DE DIFÍCIL DIAGNÓSTICO

El diagnóstico de este síndrome es difícil y anteriormente se hacía sólo de manera clínica, pero ya existen estudios especializados que todavía son de difícil acceso al público por sus altos costos.

"El Síndrome de Alcohol Fetal tiene un espectro de manifestaciones, hay veces que no tienen muchas características físicas, distancia entre nariz y labio más amplia, ojos separados, pero hay varias características como falta en rendimiento académico y tal vez si buscáramos un poco para atrás viéramos ese problema, es un factor que se debe considerar", manifestó la genetista Medécigo Vite.

Aunque los estudios en México sobre este síndrome son pocos, el consumo de alcohol ha ido en incremento sobre todo en mujeres jóvenes.

El Síndrome de Alcohol Fetal no se puede tratar, pero si se detecta a un paciente con esas condiciones en edad temprana se puede dar terapia y una mejor atención en escuelas especializadas.

En esta nota
  • Consumo de alcohol
  • Salud prenatal

Comentarios