No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

"Si perdiéramos todo, nos íbamos a perder entre la gente"

Familia de origen Triqui busca preservar sus tradiciones.

Avatar del

Por Gamaliel González

1/2
En el puesto de la familia se ofrecen todo tipo de platillos típicos de Oaxaca, ya sea preparados o bien los ingredientes para preparar en casa.(Gamaliel González)

En el puesto de la familia se ofrecen todo tipo de platillos típicos de Oaxaca, ya sea preparados o bien los ingredientes para preparar en casa. | Gamaliel González

Anatalia Martínez prepara en el puesto los platillos con la receta que ha pasado de generación en generación.(Gamaliel González)

Anatalia Martínez prepara en el puesto los platillos con la receta que ha pasado de generación en generación. | Gamaliel González

HERMOSILLO, Sonora.- Anatalia Martínez y Cirilo Martínez López son originarios de Oaxaca, pertenecen a la etnia Triqui y buscan que sus hijos no pierdan las tradiciones orales, de música y gastronomía al vivir en Hermosillo.

Los dos llegaron a la capital sonorense para trabajar, fue aquí donde se conocieron y han formado una familia triqui en tierras ajenas que busca preservar sus tradiciones.

Cirilo llegó a los 15 años, en 1996, cuando acompañaba a su madre y padre en la venta de comidas típicas de su natal Oaxaca, como los chapulines en chile colorado con sal y limón, el mole negro, entre otras comidas.

Aquí creció y se casó con Anatalia, sus padres regresaron a su natal Oaxaca no sin antes hacerle un encargo a su apreciado hijo.

"Mi ‘amá’ es la que siempre me decía que hay que conservar la tradición, el lenguaje y todo, enseñar a los hijos también", manifestó.

A pesar de la distancia que hay entre Cirilo y sus padres, al estar el primero en Hermosillo y los progenitores en Oaxaca, siguen comunicados manteniendo vivas las tradiciones e intercambiando alimentos para el comercio.

"Nos dijo que habláramos las lenguas con nuestros hijos, y con todas las comidas también, el cuento, y el baile también porque eso vale mucho, porque si perdiéramos todo ya nos íbamos a perder entre la gente pues", aseveró.

EL RETO

Ahora se enfrenta con un gran reto, que sus tres hijos no pierdan las tradiciones, porque van a una escuela donde no hablan su lengua y van olvidando el lenguaje de sus ancestros.

"También se le dificulta porque va a la escuela y se junta con los niños de aquí de Sonora y se le pega mucho el español y se le viene olvidando ya lo que es la lengua", indicó.

Es en la Expo Arte Oaxaca que está en la Plaza Alonso Vidal, y que termina hoy, en donde se reúne la comunidad oaxaqueña para realizar bailables y venta de comida para mantener vivas las tradiciones.

En esta nota
  • Etnia Triqui

Comentarios