No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

Padre e hijo son una pequeña, pero unida familia

Hace apenas unos días les robaron la casa que invaden en la colonia Puerta del Rey. 

Avatar del

Por Jorge López

Padre e hijo son una pequeña, pero unida familia

Padre e hijo son una pequeña, pero unida familia

HERMOSILLO, Sonora.- Gonzalo es originario de Tapachula, Chiapas, y desde hace varios años llegó a Hermosillo junto con sus siete hijospara trabajar y buscar un futuro mejor. Tras terminar su matrimoniose hizo cargo de sus siete hijos.

"Mis hijos se vinieron conmigo, pero pues también ya se fueron a Tapachula, ahorita vino una hija, quien es la que me ve siempre,porque me robaron la casa por salir a trabajar con el niño", dijo.

Todos los días, a las afueras de un supermercado localizado en la colonia Pueblitos, Gonzalo y su hijo Julio, desde hace casi 10 años venden dulces y el poco dinero que ganan, lo utilizan para comprar alimentos y pañales para adulto.

Por el esfuerzo que realiza al empujar la silla de ruedas en la que transporta a Julio sufre de una hernia de aproximadamente 15 centímetros de diámetro, la cual se tiene que operar, pero no lo hahecho porque no había quien se hiciera cargo de su hijo.

"El niño nació y a los 15 días nos dimos cuenta que sus piernitas y sus manitas no se estiraban, estaba doblado y nos dijeron que así se iba a quedar. No habla, no camina y lo tengo que traer en silla de ruedas, pero ya no sirve porque lo empujo por la calle.

"Ahora me salió una hernia, me la tengo que operar, pero como yo no puedo trabajar por cuidarlo, pues no me opero tampoco, pero ya ando en eso, ya vino mi hija para ayudarme un poco", platicó.

LE ROBAN TODO

La frágil condición en la que se encuentran no impidió que los delincuentes se atreviran a ingresar de manera violenta a su casa estando dentro su hija y les robaran todo. 

Ahora, en su humilde casa, el hijo duerme en una pequeña cama de campaña justo a la entrada y a un costado, en el piso, sobre una delgada colchoneta, duerme Gonzalo, siempre cuidando de su vástago al que tanto quiere.

"Me robaron todo, la estufa, las cositas que tenía, estando mi hija adentro. Yo estaba vendiendo, cuando mi hija me marcó por teléfono a como pudo y me dijo: ‘Papá, me tienen maniada’ y se escuchaba como los hombres la tenían del cuello queriéndole hacer daño.

"Ya cuando llegué", agregó, "le habían robado todo, rompieron la puerta cuando ella estaba adentro y le pegaron porque se dieron cuenta que estaba ahí, se asustó mucho, pero gracias a Dios no le hicieron nada, pero se llevaron la estufita, los dulcesitos que vendo, todo".

SIEMPRE PENDIENTE

El niño duerme en una pequeña cama de campaña que está justo a la entrada de la casa y a un costado, en el piso, sobre una delgada colchoneta, duerme su padre Gonzalo, siempre cuidándolo que no se caiga o se ahogue mientras duerme.

En esta nota
  • Servicio social

Comentarios