No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

Mural de tradición sonorense

Como "El final de la jornada" bautizó Osman Valdez el mural que muestra a una mujer haciendo tortillas sobaqueras, el cual pintó sobre la calle California, de la colonia La Matanza.

Avatar del

Por Eliana Alvarado

El pintor Osman Valdéz plasmó su mural en un domicilio de la calle California en la colonia La Matanza.(Julián Ortega)

El pintor Osman Valdéz plasmó su mural en un domicilio de la calle California en la colonia La Matanza. | Julián Ortega

Si había un alimento que nunca faltaba en la casa de Osman Iván cuando era un niño eran las grandes tortillas de agua, no sólo por el gusto de comerlas, sino porque durante mucho tiempo fueron la fuente de ingresos para su familia.

Por ello, cuando el ahora joven de 19 años buscaba ideas para plasmar como mural en el Centro de Hermosillo, no lo pensó mucho: Ahí estaba su tía Luz elaborando las llamadas tortillas sobaqueras. Le sacó una fotografía y comenzó a pintar la escena.

Osman Iván Valdez Quijada, estudiante de la Licenciatura en Artes Plásticas de la Unison, trabajó durante diciembre y enero en pintar la pared de la calle California número 7, en la colonia La Matanza.

Por medio del coordinador de su carrera conoció a Jesús Madrid, quien lo invitó a participar en el proyecto de los murales en el Centro de Hermosillo. El muro que le asignaron está entre dos sitios icónicos de la ciudad: El Museo Regional de Sonora y el puesto de los “taquitos de nada”.

LA PARED DECIDE 

He escuchado a una muralista que dijo que tú no decides qué pintar en la pared, la pared decide lo que se va a pintar en ella. Tú te tienes que dar cuenta de eso, de que la gente lo va a ver y va a pensar sobre él”, expresó.

La tía Luz es la imagen del mural, pero puede ser cualquier otra mujer sonorense, destacó Osman, pues mientras la pintaba fueron varias las que relacionaron a la persona de la pintura con alguna conocida.

Su familia materna es originaria de San Pedro de la Cueva y ahí, como en otros pueblos de la región, la elaboración de tortillas es uno de los medios para subsistir, como lo fue para su mamá y la tía Luz.

“Ella desde muy pequeña trabajaba haciendo tortillas de harina, hablamos de ese trasfondo, todos tenemos un familiar o alguien cercano que vivió esto. Para mí es lo que las tortillas grandes de harina representan en Sonora: No es simplemente una comida”, dijo el artista, “es el día a día, lo cotidiano”. 

Osman manifestó que decidió titular la pintura como “El final de la jornada”, en referencia también a lo que el trabajo significa para los sonorenses: El medio para salir adelante cada día.

Para la inauguración del mural, el pasado viernes por la tarde, el joven contó con el apoyo de sus tías Luz y Verónica, quienes ahí, ante la presencia de los asistentes, instalaron el comal para preparar las tradicionales tortillas y compartirlas.

En esta nota
  • Perfiles

Comentarios