No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

"Mili" sueña con tener repostería para dar trabajo a sus amigos

La joven emprendedora horneó 300 bollitos para vender en el Día del Amor y la Amistad.

Avatar del

Por Gamaliel González

Milagros Andrea Gamboa y su orgullosa mamá, Andrea Santiago, muestran parte del trabajo que realizó 'Mili' para este 14 de febrero.(Gamaliel González)

Milagros Andrea Gamboa y su orgullosa mamá, Andrea Santiago, muestran parte del trabajo que realizó 'Mili' para este 14 de febrero. | Gamaliel González

Mientras los enamorados disfrutaron el Día del Amor y la Amistad, Milagros Andrea Gamboa sorprendió al hornear 300 deliciosos bollitos decorados para que los compartieran en la especial fecha.

"Mili" Andrea siempre ha sido una joven independiente y emprendedora y su nuevo objetivo es tener una repostería para poder dar empleo a sus amigos que, como ella, nacieron con síndrome de Down.

"Acabo de empezar mi proyecto, mi maestro me enseñó a hacer los bollitos, y mi hermana y mi mamá me apoyan", expresó la joven de 18 años.

Fue hace dos meses que "Mili" aprendió a hornear este delicioso postre que vende a 10 pesos por pieza.

En el proceso de elaboración de los bollitos recibe el apoyo de su hermana Esperanza Gamboa, a quien le ha dado trabajo para que se ayude en los estudios universitarios.

Con las ganancias que obtiene, "Mili" pretende comprarse joyería y pinturas para maquillarse además de poner su propio negocio.

MAMÁ ESTÁ MUY ORGULLOSA

Andrea Santiago, madre de Milagros, explicó que subestimó a su hija cuando tomó el curso de repostería porque nunca pensó que aprendiera tan rápido y menos que quisiera tener su pequeña empresa.

Estamos muy sorprendidos por la capacidad, porque a veces nosotros como papás pues la subestimamos y realmente estamos muy sorprendidos, hace dos meses inició con el curso y quiere tener más cursos igual de repostería", dijo Andrea.

"Mili", como cariñosamente le dice su familia, acude a la escuela y talleres para aprender de todo un poco, pero la actividad que más le ha gustado ha sido la repostería.

La joven tomó tan en serio la elaboración de los panecillos que ayer cocinó cerca de 300 bollitos, terminó de hornearlos a la 1:00 de la madrugada y para las 05:00 horas estaba de pie para decorarlos.

Andrea Santiago indicó que su deseo es que "Mili" sea tan independiente que ella pueda realizar su negocio y pueda administrarlo.

En esta nota
  • Emprendedora

Comentarios