No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

"Max" no puede ladrar, pero sí da mucho amor

Conmueve historia de cachorro Husky con cáncer, cuya dueña vende cupcakes para pagar las quimios de su mascota. 

Avatar del

Por Gamaliel González

Vende bollitos para curar a su perro

A pesar de que "Max" no puede ladrar, sí puede dar mucho amor.

A pesar de que "Max" no puede ladrar, sí puede dar mucho amor.

HERMOSILLO, Sonora.- El buen "Max" es un perro que no puede ladrar, pero sí dar mucho amor a su propietaria quien hace dos semanas lo rescató y se ha hecho cargo para mejorar el estado de salud del cachorro.

El Husky fue dado a conocer por su dueña Yoselín Martínez Macías, quien elaboró bollitos para pagar su tratamiento médico y los vendió en la Plaza Zaragoza, la noticia fue retomada por medios nacionales.

Yoselín explicó que a través de redes sociales se ha comunicado gente de Texas, Phoenix, Guadalajara, Torreón, Monterrey, Tijuana, Perú y Ecuador. Estados Unidos, Latinoamérica e incluso tuvo un mensaje de un europeo.

"Muchos quieren donar, muchos le mandan buena vibra, que me agradecen lo que hago por él, me dan las gracias y pues nos dan sus bendiciones, y toda la buena vibra para Max para que se recupere".

"Con lo que la gente me manda le he estado comprando pollo, le hago arroz con pollo, hígado con arroz, todo eso me dijo el doctor que le diera y pues eso sí le encanta, se lo doy y nunca le dice que no, siempre come eso", contó.

En este tiempo que lleva "Max" con ella, dijo la joven de 24 años, gasta cerca de 3 mil pesos a la semana tanto en curación como alimentos.

Max tiene bolas en su cuello, cabeza y en las extremidades del cuerpo, la mayoría del tiempo lo pasa acostado, descansando y más cuando su dueña lo tiene entre sus brazos.

Ella asegura que la bola que tiene el perro en su cuello ya ha disminuido en al menos tres veces su tamaño.

Y otro detalle. Desde que ha estado a cargo de "Max" no lo ha escuchado ladrar y hasta el momento desconoce si está atrofiado de sus cuerdas vocales, lo que sí es que es una mascota que no permite que otros cachorros se acerquen a su madre adoptiva.

"Desde que lo trajeron nunca lo he escuchado ladrar, lo que sí es que se volvió muy sobre protector, que se acercan mis otros perros a mí y les tira la mordida, eso sí les gruñe porque ahora sólo quiere ser él el consentido", expresó.

APOYO

Para que "Max" se alivie Yoselin está dispuesta a ir a donde sea y a trabajar tan duro como lo ha demostrado vendiendo cupcakes en la Plaza Zaragoza los fines de semana.

Además de "Max" la joven tiene un gato y tres perros en su casa en la colonia Palo Verde Indeur donde también tiene una estética canina para embellecer a las mascotas; cualquier apoyo que quieran dar a "Max" pueden llamar al 66 21 07 68 20.

En esta nota

Comentarios