No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

Les emociona la posibilidad de regresar a sus rutinas

Tras más de un año encerrados, recibir la vacuna les da a muchos adultos mayores un poco de esperanza de volver a su vida normal

Avatar del

Por Redacción/GH

• Rafael (der.) estuvo desde las 6:00 horas listo para recibir la vacuna(GAMALIEL GONZÁLEZ)

• Rafael (der.) estuvo desde las 6:00 horas listo para recibir la vacuna | GAMALIEL GONZÁLEZ

HERMOSILLO.- “Yo ya sabía que no me podía morir sin que me vacunaran. No sabía cuánto iba a tener que esperar, pero iba a vacunarme”, expresó Yolanda Guzmán Andrade, de 75 años, quien recibió la vacuna contra el Covid-19 en el Centro Hábitat de la colonia Las Minitas.

Desde que empezó la pandemia, contó, sus hijos le impidieron salir a la plaza o con sus amigas, para que no se arriesgara a contagiarse de Covid-19.

Y aunque le hizo sentir muy triste, ya que eran actividades que ella disfrutaba hacer diariamente, dijo entender la preocupación de sus hijos y decidió hacerles caso.

“Yo ya estaba cansada de estar encerrada porque ni mis hijos me visitaban, nomás una, que es la que vive ahí más cerca de la casa, pero los demás nomás por fuera saludaban ahí desde el cerco”, compartió.

“Yo ya estaba cansada y cuando vi que había vacuna me puse contenta, muy feliz, porque ya era un alivio” agregó.

A Yolanda le entusiasma la idea de ver nuevamente a sus amigas
FOTO: LEONOR HERNÁNDEZ

ESPERANZA

Después de más de un año sin poder salir, sin ver a sus familiares ni amigos, los esposos Rosa Duarte y Manuel Borboa recibieron la primera dosis de vacuna, algo que les da un poco de esperanza.

Con todo, dijeron, seguirán cuidándose hasta tener el esquema completo. Y es que este el matrimonio perdió a causa del coronavirus a un yerno y a un sobrino.

“Voy a poder salir de perdida a la banqueta; no he salido para nada. He visto a mis hijos y nietos sólo por el teléfono”, comentó Rosa.

“Son más de doce meses encerrados los dos sin salir de casa, ya después de la segunda dosis vamos a estar protegidos. Hay que actuar con mucho sentido de responsabilidad”, añadió Manuel.

MADRUGADOR

Aunque las aplicaciones están organizadas por edad y se aplican por orden alfabético, hubo quienes decidieron madrugar y se presentaron en los módulos desde temprana hora.

Rafael Contreras Heredia, de 77 años, llegó poco después de las 6:00 horas al Centro Amah, ubicado en López Riesgo y Musaro, en la colonia Altares.

“Estaba con el pendiente de que no vayan a vacunarme... ahora sí parece que ya se va hacer”, expresó.

Rafael comentó que se mantuvo aislado en su casa y sus hijos le ayudaron con las compras de alimentos, pero que ahora con la vacuna espera salir más seguido.

En esta nota

Comentarios