No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

"La Carpintería de Tulio" hace muebles para gatos

Tulio, un minino rescatado y adoptado por la familia Garduño Estrada, se "encarga" del control de calidad de los productos. 

Avatar del

Por Tanya Vásquez

Tulio fue rescatado y ahora es el supervisor y encargado del control de calidad de los muebles que fabrica su familia humana.(Anahí Velásquez)

Tulio fue rescatado y ahora es el supervisor y encargado del control de calidad de los muebles que fabrica su familia humana. | Anahí Velásquez

HERMOSILLO, Sonora.- Con su pelaje blanco con gris, sus ocurrencias y su gusto por los limpiapipas, Tulio se ganó el corazón de la familia Garduño Estrada y Ocampo Garduño y ahora tiene su propia carpintería.

Con su cinto de herramientas elaborado con fieltro por su mamá humana, Violeta Garduño Estrada; Tulio se mete entre las maderas y prueba él mismo cada mueble que se fabrica.

Roberto Ocampo Portillo y su suegro Eduardo Garduño, son los encargados de elaborar los muebles, en su mayoría para perros y gatos que se fabrican en La Carpintería de Tulio.

Eduardo Garduñoes el carpintero, junto su esposa y su hija Violeta, originarios de Cuernavaca, Morelos, decidieron trasladarse a Hermosillo por cuestiones de trabajo del esposo de Violeta y empezar aquí su negocio.

Él tenía un taller en Cuernavaca y al llegar a Hermosillo, una rescatista de animales le pidió que le restaurara un árbol para gatos y fue cuando comenzó a hacerse de herramientas para fabricar muebles para mascotas.

"Mi papá me enseñó a trabajar a mí y a mis hermanos, pero fui el único que se dedicó a eso, en Morelos teníamos un taller para hacer rascaderas, árboles para mascotas y muebles para jardín y ahora que estamos en Hermosillo hemos empezado a hacerlos", dijo Eduardo.

TODO UN RESCATE

Roberto Ocampo, es de Guerrero y estudió en Guadalajara y Cuernavac, en donde conoció a Violeta.

Ahora que viven en Hermosillo han comenzado como actividad extra con este negocio de fabricación de muebles para mascotas, pero siempre acompañados de quien les dio el nombre: Tulio.

Este gatito fue rescatado hace tres años por la familia cuando estaba en un baldío, cachorro, sucio y desnutrido, Violeta como amante de los gatos, sólo iba a darle un hogar temporal y luego ponerlo en adopción, pero Tulio se ganó a toda la familia.

"Llegó flaquito y todo enfermo, dije que no iba a adoptar más gatos, pero conforme lo fuimos conociendo, nos ganó, es super lindo y muy chistoso, siempre andaba haciendo travesuras y nos quedamos con Tulio", contó Violeta.

"Ella tenía gatos en Cuernavaca, pero nos vinimos sin ellos, y como no puede vivir sin gatos, rescatamos a Tulio, lo adoptamos;a mí me mandaron un mes a Puerto Peñasco, se fue a Cuernavaca para no quedarse sola y regresó a Hermosillo con sus gatos", platicó Roberto.

"ESTRICTO"CONTROL DE CALIDAD

Con el dinero que se obtiene de las ventas de estos muebles se han apoyado para pagar las esterilizaciones, comprar alimento y arena para gatos, pero también para pagar el tratamiento de Violeta, quien padece de Lupus.

"A veces no podemos hacer muchos rescates porque mi salud no es muy buena, estoy hospitalizada y no puedo estar mucho con los gatos, pero me encantan y siempre les buscamos un hogar", dijo Violeta.

Acompañado ahora de sus hermanas gatunas, Tulio es el supervisor y encargado del control de calidad de los muebles que fabrica su familia humana, pero además su casa es hogar temporal y ayuda a otros gatos a ser más sociables y poder buscarles un hogar permanente.

AMA JUGAR

A Tulio le gustan las fotos, jugar con los limpiapipas, hacerse "portero" de futbol y también juega a hacerse el muertito, su simpatía ha sido tanta que en redes sociales ya cuenta con su página "La Carpintería de Tulio".

La familia es amante de los animales, en tres años han rescatado, esterilizado y puesto en adopción a más de 30 gatos, también recién rescataron a un pequeño gecko y una perrita e incluso a una paloma que cada tarde los visita para comer.

"Rescatamos una paloma que estaba herida, era bebé y mi esposa hasta le enseñó a volar, un día se fue pero volvió con su novio y cada mañana, después de medio día viene para comer", compartió Eduardo mientras esperaba a la paloma en su porche.

Y aunque en casa hay más mascotas, Tulio es el amo y señor de este negocio que poco a poco busca ampliarse y fabricar no sólo muebles para mascotas sino casitas para muñecas, cajoneras y otros más, pero siempre probados y aprobados por el carismático Tulio.

En esta nota

Comentarios