Hermosillo Las lluvias que dejó a su paso la depresión tropical provocaron estragos en vialidades del Norte de la ciudad.

Hermosillo amanece "despeinado"

Avatar del

Por Tania Yamileth Hernández

Hermosillo amanece "despeinado"

Hermosillo amanece "despeinado"

Como "zona de guerra" quedaron algunas calles del Norte de la ciudad, luego de las lluvias que provocó la depresión tropical "Sergio".

En algunas de las calles fue posible encontrar todo tipo de basura, desde la doméstica, hasta ramas, bolsas de plástico, botellas y azolve.

Los colonos del Norte de la ciudad coincidieron en que parte del problema es la falta de conciencia de la gente, pues tirar la basura en cualquier parte trae consecuencias que saltan a la vista, pues incluso hasta los drenajes colapsan, como en la colonia Eusebio Kino.

Hubo calles con una gran cantidad de baches, como en la avenida Constituyentes, entre López del Castillo y Olivares, en la colonia Amaneceres.

María Elena García, vecina del lugar, dijo que tiene más de 30 años viviendo en la zona y cada vez que llueve la calle es intransitable, pero con las lluvias del viernes pasado salieron más baches.

"El día de las lluvias no salí para nada, pero cuando fui a la tienda vi la calle horrorosa, llena de hoyos y cuarteada, y no solamente esta, muchas calles de la colonia están igual", contó.

SEÑALAN COMO PUEDEN

La comunidad en general puso su granito de arena para que los automovilistas no cayeran ni en baches ni en coladeras destapadas, pues la gente se dio a la tarea de poner llantas, palos, madera y lo que encontraba con la finalidad de colocarlos en los hoyos e improvisar señalamientos.

"Hay que hacer algo nosotros porque no sabemos hasta cuándo arreglarán los baches, que son muchos en toda la ciudad, pero por lo pronto ponemos señalamientos improvisados", manifestó Walter Valencia, comerciante de la colonia Eusebio Kino.

PROBLEMAS DE TODA LA VIDA

Una de las calles más afectadas durante la depresión tropical "Sergio" fue la Villa Juárez, entre Olivares, en la colonia Carmen Serdán, pues de Oriente a Poniente, hasta el momento, no hay paso pues el agua arrastró todo a su paso, porque la calle es de tierra.

"Tenemos toda la vida batallando con esto porque no tenemos pasada y cuando llueve es un río, es imposible salir de nuestras casas.

"Mi esposo tuvo que comprar tierra y rellenar nuestro pedazo porque ni el carro podía entrar a la cochera porque el agua se come la tierra, la arrastra y nos quedamos atrapados", recalcó María Mada, con 25 años de residente en la zona.

Las calles pavimentadas están hasta el momento llenas de tierra, esto porque el agua la arrastró de las avenidas sin pavimentar, por lo que residentes del Norte esperan que las autoridades los apoyen con la limpieza de calles.
En esta nota

Comentarios