Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Hermosillo / Día de Muertos

Hermosillo: María Dolores pone ofrenda del Día de Muertos a más de 150 personas

Su altar está dedicado a sus padres, hermanos, familiares y amigos.

HERMOSILLO, Sonora.- Como ya es tradición desde hace varios años, María Dolores Hidalgo Gallegos realizó un altar de muertos en el porche de su casa en el cual le rinde tributo a alrededor de 150 personas, entre ellos sus padres, hermanos, familiares y amigos.

“Loly”, de 74 años, antes del 2 de noviembre, realiza una tradición mexicana que fue heredada por sus padres, Enrique Hidalgo Alcalá y Adela Gallegos Cano.

Mencionó que sus progenitores la enseñaron a recordar y respetar a sus seres queridos que ya no están en el mundo terrenal, y honrar su memoria el Día de Muertos colocando un altar en su hogar.

Platicó que a pesar de que existen elementos tradicionales que no deben faltar en un altar de muertos, cada familia tiene su propio estilo según sus costumbres.

Soy de Ciudad de México. Esta tradición yo la traigo nuevamente (a Sonora). Mi madre solamente les ponía sus veladoras y nada más. Yo incluí en el altar algo más extenso y con sus fotografías, porque mi mamá, sólo las veladoras.

“Ya tengo unos años que lo vengo poniendo. Tenemos familia: Mi padre, mi madre y mis tres hermanos, son los que encabezan el altar. Tenemos familia a parte, por acá abajo, pero también tenemos amigos, vecinos, principalmente los de aquí de la cuadra tengo, y también otros familiares”, explicó.

Hace un mes “Loly” empezó a prepararse para recopilar todas las fotografías de sus difuntos, que además de sus familiares y conocidos, incluye a sus artistas favoritos y al papa Juan Pablo Segundo, a quien le tiene mucha fe.

Es un gusto tener a todas las personas que hemos conocido, de una manera u otra. Incluso, hasta artistas tengo y al señor papa, también tengo. Yo quiero recordarlo en su día y conservar la tradición”, comentó.

El principal elemento que no debe de faltar en el altar, añadió, es el agua, que mitiga la sed de las ánimas después de su largo recorrido; y la luz de las velas, que simboliza la guía para que los muertos puedan encontrar el regreso a su antiguo hogar.

El Imparcial: imagen de artículo

En esta nota