No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

“Estoy en un mundo mejor”, afirma Luis Enrique

Después de 28 años pasará Navidad con su familia

Avatar del

Por Gamaliel González

Luis Enrique (a la derecha) y su papá Juan Pablo Ruiz en la comunidad de La Arrocera, de El Dorado, Sinaloa, donde pudieron reencontrarse luego de 28 años de no saber uno del otro.(Cortesía)

Luis Enrique (a la derecha) y su papá Juan Pablo Ruiz en la comunidad de La Arrocera, de El Dorado, Sinaloa, donde pudieron reencontrarse luego de 28 años de no saber uno del otro. | Cortesía

SINALOA.- A La Arrocera, de El Dorado Sinaloa fue Luis Enrique Ruiz para visitar a su padre, después de 28 años de no verlo, asegura que la vida que llevó en las calles quedó atrás y no ha probado ninguna gota de alcohol en estos días.

El pasado 11 de noviembre Luis Enrique se fue con su hermana María Guadalupe Ruiz y su cuñado Jesús Manuel Medina, en todo ese tiempo que estuvo lejos de sus seres queridos vivió en las calles de Hermosillo y otras ciudades de Sonora.

Al llegar a Culiacán lo primero que le hicieron fue un corte de cabello, lo rasuraron y le compraron ropa.

“En cuanto llegamos en la noche se cortó el pelo y ahorita ya anda bien dice que ahora parece artista, porque ya anda bien aquí, lo cambiamos, le dimos otra ropa”, manifestó Jesús Manuel.

El domingo 15 de noviembre viajaron de la capital sinaloense a la comunidad de La Arrocera en El Dorado, en ese momento Luis Enrique era diferente al que salió de Hermosillo y resplandecía alegría por saludar a su padre.

“Se juntó toda la familia ahí, pues se puso bien porque ya tenía rato que no se juntaba tanta ahí en la casa, estaba solo su papá ahí y ahora que fuimos estaba lleno de gente, pues tenían mucho sin verlo”, explicó Jesús Manuel.

Luis Enrique platicó con su padre Juan Pablo Ruiz, de 82 años de edad, hasta que les llegó la noche, pues recordaron anécdotas, a los amigos y por su puesto a su madre que falleció hace 11 años.
“ya no tomo”, asegura

Luis Enrique comentó que está feliz de ver a su padre, quien lo recibió con los brazos abiertos.

Ya no tomo vino ni nada, ya pienso dejar todo, ya fuimos a un templo, oímos la palabra de Dios y pues ya estoy en un mundo mejor, desde que llegué de allá (Hermosillo) no le tomo al vino y a la cerveza”, aseguró.

La próxima Navidad será diferente para Luis Enrique porque después de muchos años pasará un 25 de diciembre junto a sus seres queridos.

Agradeció a todas las personas de Hermosillo que lo ayudaron en casi tres décadas con alimento en su estadía por las calles de la ciudad.

En esta nota
  • Historias de Vida

Comentarios