No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

Dueño de "rincón de lectura" se niega a dejarlo morir

“Publicaciones, Revistas y Periódicos” tiene ya 75 años de vender todo tipo de libros y revistas.

Avatar del

Por Redacción GH

En sus inicios, en los años cincuenta, don Ramón Carvajal colocaba sobre jabas de madera los libros.(Cortesía)

En sus inicios, en los años cincuenta, don Ramón Carvajal colocaba sobre jabas de madera los libros. | Cortesía

HERMOSILLO, Sonora.- “Publicaciones, Revistas y Periódicos”, un pequeño puesto ubicado a un costado del Mercado Municipal desde los años cincuenta, sobrevive al embate de la tecnología y ofrece una gran variedad de lecturas.

Roberto Carvajal, de 64 años de edad, es el actual propietario del establecimiento y desde muy pequeño se incorporó al negocio familiar donde, cuenta, su padre encontró al amor de su vida: Amanda Paz.

“Así conquistó mi papá a mi mamá: Cuando mi mamá venía de Baviácora y pasaba por el puesto, mi papá le obsequiaba revistas de chismes y de amor”, relata con una sonrisa.

“Mi papá comenzó este negocio afuera de aquí. Un amigo le pasó el local cuando aún eran baños. Cuando inició el negocio, EL IMPARCIAL le obsequió un tipo estante donde colocaba los periódicos. Luego, cuando se remodeló el lugar, colocó el negocio aquí”, rememora.

MANO DERECHA

Don Roberto, el mayor de siete hermanos, presume con orgullo que él era “la mano derecha” de su padre en el local.

Ahí, dice, leyó de todo: Desde política hasta avances tecnológicos; con gusto “devoraba” cuanto ejemplar caía en sus manos, por el puro placer de obtener conocimiento. 

Roberto culminó la licenciatura en Administración en la Universidad de Sonora cuando tenía 24 años; después se incorporó de lleno a las actividades del negocio.

Ramón Carvajal padre falleció en 2009, a los 84 años de edad, tras sufrir una enfermedad de los riñones.

“Recuerdo cuando falleció. Fue un día antes del incendio de la guardería ABC”, recuerda.

CRISIS DE LECTURA

“Antes había muchas revistas. Ya nadie hace revistas. Este negocio va a desaparecer, a menos que las editoriales hicieran revistas”, lamenta don Roberto; aunque, en su lucha por mantener vivo el negocio, con el correr de los años incorpora novedades: Sopas de letras, libros para colorear y revistas de moda.

“Las revistas de Estados Unidos y de España dejaron de traerlas porque subieron los derechos de autor. Cuestan el doble y la gente dejó de comprarlas. Desapareció todo eso. Actualmente sólo compran sopas de letras”, comparte.

Don Roberto se niega a dejar morir su herencia y recuerdo familiar, por ello atiende su negocio como si fuera el primer día: Su local ya es parte de la memoria del Centro Histórico de Hermosillo, con el conocimiento universal que guardan los libros que desde hace 75 años llenan sus paredes y estantes.

En esta nota

Comentarios