No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

Don Ramón deja la albañilería y se dedica a vender plantas por la pandemia

Don Ramón llega todos los días en su triciclo cargado de plantas a las 08:00 de la mañana a la esquina de la calle Cabo San Pedro y bulevar Luz Valencia.

Avatar del

Por Anahí Velásquez

1/4
Don Ramón llega todos los días en su triciclo cargado de plantas a las 08:00 de la mañana a la esquina de la calle Cabo San Pedro y bulevar Luz Valencia.

Don Ramón llega todos los días en su triciclo cargado de plantas a las 08:00 de la mañana a la esquina de la calle Cabo San Pedro y bulevar Luz Valencia.

Don Ramón llega todos los días en su triciclo cargado de plantas a las 08:00 de la mañana a la esquina de la calle Cabo San Pedro y bulevar Luz Valencia.

Don Ramón llega todos los días en su triciclo cargado de plantas a las 08:00 de la mañana a la esquina de la calle Cabo San Pedro y bulevar Luz Valencia.

Don Ramón llega todos los días en su triciclo cargado de plantas a las 08:00 de la mañana a la esquina de la calle Cabo San Pedro y bulevar Luz Valencia.

Don Ramón llega todos los días en su triciclo cargado de plantas a las 08:00 de la mañana a la esquina de la calle Cabo San Pedro y bulevar Luz Valencia.

Don Ramón llega todos los días en su triciclo cargado de plantas a las 08:00 de la mañana a la esquina de la calle Cabo San Pedro y bulevar Luz Valencia.

Don Ramón llega todos los días en su triciclo cargado de plantas a las 08:00 de la mañana a la esquina de la calle Cabo San Pedro y bulevar Luz Valencia.

HERMOSILLO.-Debajo de un yucateco Don Ramón Medina Malaviar, de 66 años de edad, vende árboles frutales y ornamentales para obtener un ingreso económico, pues debido a la emergencia sanitaria por Covid-19 ya no pudo trabajar en la construcción.

Durante años fue ayudante de albañil, pero un accidente lo dejó lastimado de sus rodillas y al presentarse la contingencia sanitaria se le complicó continuar en ese trabajo, por lo que empezó a sembrar y poner brotos en pequeñas macetas en el patio de su hogar.

Don Ramón llega todos los días en su triciclo cargado de plantas a las 08:00 de la mañana a la esquina de la calle Cabo San Pedro y bulevar Luz Valencia, en la colonia Privadas del Real, para ofrecer los árboles a los conductores y vecinos del sector. 

El teléfono de don Ramón ya no sirve, pero para comprar plantas podrá encontrarlo en su pequeño puesto.

“Hay que buscar cómo salir adelante, aquí vendo brocados, teresitas, amor de un rato, árbol de guayabas y mango, las doy en 25 y 35 pesos, con esto me mantengo, algunas veces vendo bien otros días son flojos”, expresa. 

Los árboles son buena compañía y hay que tener “buena mano” para que crezcan y no se sequen, comenta don Ramón. Recomienda brindarle todos los cuidados porque además de embellecer los jardines purifican el aire de la ciudad.

En esta nota
  • Historias de vida

Comentarios