No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

Deporte y estudio combina Eugenio

El basquetbol lleva al sonorense Eugenio Tapia a mudarse a Guadalajara, donde busca seguir desarrollando su talento.

Avatar del

Por Ricardo Arvizu

Eugenio Tapia representa al Tec de Monterrey campus Guadalajara en la Asociación de Basquetbol Estudiantil.(Cortesía)

Eugenio Tapia representa al Tec de Monterrey campus Guadalajara en la Asociación de Basquetbol Estudiantil. | Cortesía

HERMOSILLO, Sonora.- Días felices donde la alegría familiar te hace sentirte reconfortado y días tristes en los que necesitas acompañar a los tuyos para pasar un trago amargo son situaciones que Eugenio Tapia no ha podido vivir al estudiar fuera de su casa.

El joven hermosillense vive su primer año como estudiante del Tecnológico de Monterrey Campus Guadalajara, donde le ofrecieron una beca por su destacada cualidad dentro del basquetbol.

Cumpleaños de sus papás y de otros familiares han sido momentos alegres que se ha perdido, pero sin duda alguna lo más doloroso fue el proceso de enfermedad de su abuela, quien falleció momentos después.

"Todos los cumpleaños de mis papás, de familiares importantes son en los que no he podido estar porque todo el año he estado fuera de la ciudad.

"También este año mi abuela estuvo enferma y no pude estar cerca de ella en todo el proceso porque también estaba fuera, y eso me causó mucha intriga porque yo soy muy apegado a mi abuela y gracias a Dios ya está descansando en paz", comentó.

Aunque a veces la soledad lo ataca y desea con todo su corazón estar cerca de los suyos, los sueños de mejorar como profesional y ser todavía un mejor basquetbolista hace que se seque las incipientes lágrimas y tome los retos que su nueva vida le pone.

"Yo creo que lo mejor es estar fuera, porque creces como persona, más que nada, además de que creces como deportista lo haces como persona porque te ayuda a madurar en muchas cosas la verdad.

"Hay días que me siento muy cansado y extraño a mis papás, me siento triste, deprimido o por la escuela, que llego muy cansado y quiero ver a mi familia y que me hagan de comer y no puedo, pero sé que en esos momentos son los que más le tengo que echar ganas", destacó.

Si bien hay tenido una clara mejora como jugador de basquetbol, también se dieron cambios en él como ser humano, situación que lo deja muy feliz pues se considera una mejor persona desde que vive fuera de su ciudad natal.

Yo creo más que nada he cambiado en muchas cosas, he crecido en lo deportivo, eso sí, pero en la responsabilidad, no es fácil estar fuera de tu ciudad y tienes que ser responsable, porque si tienes juego al otro día y tus papás de estar ahí, tienes la libertad de hacer lo que quieras.

"Pero en mi toma de decisiones he crecido bastante porque ya me di cuenta que no sólo soy estudiante, sino que deportista también, no puedes salir de fiesta un día y tener juego al siguiente", comentó.

La adaptación ha sido paso a paso para Eugenio, pues rápidamente se dio cuenta que el cambio de cultura es notorio, incluso hasta en la comida que estaba acostumbrado a ingerir en su ciudad natal.

"Es un cambio bastante grande en lo cultural, porque la comida más rica es la de Sonora, pero yo creo que me tengo que adaptar, todavía no me he adaptado porque son comidas diferentes", explicó.

Además, aceptó que todavía no conoce la ciudad en la que ahora habita, ya que entre su participación con la Asociación de Basquetbol Estudiantil y la escuela, le queda poco tiempo para conocer gente y lugares.

En esta nota
  • Estudiante becado

Comentarios