No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

Da su casa un salto... a "santuario" de ranas

Poco después de llegar en su conteo a las más de 2 mil ranas, de plano mejor dejó de contarlas y se dedicó a disfrutar su colección.

Avatar del

Por Mirna Lucía Robles

Da su casa un salto...a “santuario” de ranas

1/7
Aunque el color verde predomina hay ranas de todos colores como parte de su colección.(Julián Ortega)

Aunque el color verde predomina hay ranas de todos colores como parte de su colección. | Julián Ortega

Alejandrina Lagarda vive en la colonia Miguel Hidalgo y tiene más de dos mil ranas que decoran su casa.(Julián Ortega)

Alejandrina Lagarda vive en la colonia Miguel Hidalgo y tiene más de dos mil ranas que decoran su casa. | Julián Ortega

Da su casa un salto... a "santuario" de ranas(Julián Ortega)

Da su casa un salto... a "santuario" de ranas | Julián Ortega

Ranas dan la bienvenida al visitante desde que pone el primer pie en la casa.(Julián Ortega)

Ranas dan la bienvenida al visitante desde que pone el primer pie en la casa. | Julián Ortega

Si eres amante de las ranas, ¿qué mejor que un confortable sillón en forma de rana para relajarte?(Julián Ortega)

Si eres amante de las ranas, ¿qué mejor que un confortable sillón en forma de rana para relajarte? | Julián Ortega

Si eres amante de las ranas, ¿qué mejor que un confortable sillón en forma de rana para relajarte?(Julián Ortega)

Si eres amante de las ranas, ¿qué mejor que un confortable sillón en forma de rana para relajarte? | Julián Ortega

Da su casa un salto... a "santuario" de ranas(Julián Ortega)

Da su casa un salto... a "santuario" de ranas | Julián Ortega

Ranas en las canaletas, en pintura, en cemento, en yeso, en plástico, hechas de dulce, lámina, madera, papel, cartón y otros materiales llaman la atención de quienes pasan por la casa de Alejandrina Lagarda Reynoso, mejor conocida como “La Ranita Feliz”.

Algunos de los vecinos de la colonia Miguel Hidalgo le han demostrado agradecimiento al ser una persona que llena de color el lugar, en donde el verde es uno de los principales atractivos que atraen las miradas de quienes pasan.

Me motiva mucho dar alegría, mucha gente se ríe conmigo, aunque habrá alguna a la que no le guste lo que hago o que se ríe en otra forma, pero eso me basta porque a la mayoría les da alegría y felicidad y eso me basta", dijo.

¡PERDIÓ LA CUENTA!

Alejandrina cuenta con una colección de más de dos mil ranas, de la cual ya perdió la cuenta, pero que cuida y atesora con mucho cariño ya que muchos son regalos que le dan las personas, familiares y amigos.

"Tengo un vecino muy peculiar, todos los días me dice ‘muchas gracias’, la tercera vez que me gritó, me le acerqué y le pregunté ‘¿gracias de qué?, ¿por qué me da las gracias?’ Y él me dijo ‘gracias por pertenecer a mi colonia, gracias por enaltecer a mi colonia, por darle publicidad y hacerla icónica’, ahora cada que pasa me da mucho gusto porque ya sé el motivo de las gracias", recordó.

La primera rana fue un regalo de viaje de su fallecido esposo, pero fueron los ojos de estos animalitos lo que le llamaron la atención, así como también la creencia que tenía su mamá sobre las ranas, a las cuales se les conoce por ser animales que atraen dinero y trabajo.

"Tengo 19 años coleccionando, pero a diario llegan ranas, muchas veces no estoy aquí y me las dejan encima del carro o me las mandan con alguien, llegan solitas las ranas", dijo la dueña de la casa.

¡TODA UNA COLECCIONISTA!

Pero Alejandrina no sólo colecciona ranas, dentro de su hogar hay cuatro más, aunque de menor número: El baño de su hogar tiene un sinfín de peces, mientras que la cocina está cubierta de manzanas y adornos navideños, el pasillo que da para su habitación por antifaces y su recámara la decoran los ángeles y hadas que le hacen compañía.

Para "La Ranita Feliz" no existe mejor sentimiento que dar alegría a los demás con su colección de ranas o bien, cuando la ven en la calle en su pequeña camioneta color verde con decenas de estos curiosos animales en su interior.

En esta nota
  • Más que una casa

Comentarios