No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

Cuatro décadas de agradecer a San Judas

Empiezan el rezo por la tarde y lo terminan al amanecer, con los primeros rayos del Sol

Avatar del

Por Anahí Velásquez

Mayra Huerta vela a San Judas Tadeo desde hace 5 años, luego que su mamá lo velara por 35, en su casa en la colonia Palo Verde. En el altar coloca las cenizas de su mamá.(Teodoro Borbón)

Mayra Huerta vela a San Judas Tadeo desde hace 5 años, luego que su mamá lo velara por 35, en su casa en la colonia Palo Verde. En el altar coloca las cenizas de su mamá. | Teodoro Borbón

HERMOSILLO.- Desde hace 40 años la familia Huerta de la colonia Palo Verde realiza la velación a San Judas Tadeo con conocidos y familiares para agradecer los favores y milagros por los que ha intercedido el santo de las causas imposibles.

Mayra Huerta llegó a este mundo con algunas complicaciones de salud y afectación en el hígado,  al cumplir el mes de nacida su madre la señora Norma Huerta consiguió todo lo necesario entre sus hermanos para realizar una velación a San Judas  y pedir sanidad por la entonces bebé.

Mi madre me ofreció a San Judas recién nacida y le hizo el milagro, además nuestra familia ha pedido por enfermos de cáncer, por situaciones difíciles que han pasado en estos 40 años y le tenemos mucha fe”, manifestó Mayra.

Hace cinco años ella viaja desde Mesa, Arizona, para continuar con la tradición que le dejó su madre al partir de este mundo , por eso desde temprana hora realizó los preparativos para velar al Santo.

Hermosos arreglos con gladiolas rojas y flores blancas adornan las imágenes y figuras de San Judas, acompañados del número 40, además de una enorme lona con la foto y cenizas de quien empezó la tradición.

MÁS QUE MENUDO Y POZOLE
Para Mayra esto es algo más que una tradición, es una manera de agradecer a San Judas todos los favores que le ha concedido a la familia.

“Por la tarde empezamos con el rezo, luego damos café y champurrado, al segundo Rosario servimos comida, menudo, pozole y tamales, hasta que salgan los primeros rayos del Sol estaremos para agradecerle los favores”, expresó.
“Yo quiero continuar haciendo esto hasta que Dios me preste vida”.

En esta nota

Comentarios