Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Hermosillo / Universidad de Sonora

Correcaminos es la mascota de los "búhos" en la Unison

Tiene su nido en la parte alta de un laboratorio, todos lo conocen; no es indiferente a los estudiantes y permite que se le acerquen.

HERMOSILLO, Sonora.- En la Universidad de Sonora Campus Hermosillo es común ver diversos tipos de aves desde palomas hasta búhos que viven en gran número y en distintas escuelas, pero la diferencia la hace la presencia de un correcaminos, conocido también como churea, que causa expectación a personas que

la han visto.

“Es un ave que se ha adaptado al entorno de la Unison, tiene un nido en la parte alta de un laboratorio y se la pasa recorriendo los pasillos del departamento de Ingeniería, Matemáticas, la ECA y se ha llegado incluso a meterse en las oficinas y salones de clases”, expresó Andrés Ortega, quien desde el primer semestre la logró ver hace 3 años.

En la observación durante tres horas, la churea buscó alimento picando la tierra en busca de gusanos e incluso cruza la calle para llegar a donde trabajadores dejan la basura detrás del área de talleres y junto con las palomas busca algo de alimento.

Después se regresa y se acerca a los alumnos quienes le dan frituras.

ES “AMIGABLE”

Y aunque generalmente es una especie que no convive con el hombre este correcaminos permite acercarse por lo menos a dos metros de distancia, tal como lo hizo la joven estudiante Yamileth Castro, quien tuvo la oportunidad de apreciarlo de cerca mientras el animal descansaba en una roca.

Muchos estudiantes se preguntan ¿cómo el correcaminos llegó a la Universidad de Sonora?; Gustavo Bernal estudiante de Ingeniería dijo que muy probablemente la trajeron a bordo de un camión en un viaje de estudios y aquí se adaptó poco a poco se familiarizó con el entorno, ya que hay vegetación propia del desierto como cactus, ocotillos, mezquites, etcétera.

La churea cuyo nombre científico es Geococcyx californianus, es una ave muy veloz que llega a alcanzar hasta los 67 kilómetros por hora; es omnívoro, se alimenta de ratas, lagartijas, semillas y otros, cuando las presas son un poco grandes con su pico destrozan su cabeza y cuerpo contra el suelo para poderlo comer.

Es un animal que caza sobre todo en el día debido a que su sentido de olfato y vista no están tan desarrollados para ver en la noche, según el sitio de Internet Culco de Baja California Sur.

MUY “CONFIANZUDA”

Gustavo Bernal, vigilante de la Unison, manifestó que en ocasiones la han tenido que sacar de las oficinas porque es muy confianzuda.

“Nosotros la cuidamos mucho”, dijo, “la hemos visto que se pasea en diferentes escuelas, incluso se sube a los toldos de los autos; cuando se pone en alerta para su cola y cresta para emprender su huída”.

En esta nota