No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

Conecta jonrón con la venta de artículos de beis

Tiene detalles con sus clientes a quienes les obsequia siempre una pelota de beisbol. 

Avatar del

Por Jorge López

Conecta jonrón con la venta de artículos de beis

Conecta jonrón con la venta de artículos de beis

HERMOSILLO, Sonora.- El no saber leer ni escribir jamás impidió que Dionisio Torres Jiménez, de 84 años de edad, poder trabajar y sacar a sus ocho hijos adelante, siempre al lado de su esposa, y actualmente vende bats, taquetes y guantes de beisbol a unos cuantos pasos de su casa.

De lunes a domingo y en horario distinto, desde hace seis años don Dionisio ofrece a la venta sus artículos deportivos, nuevos y de segunda mano, en la esquina de las calles Once y General Piña, de la colonia Jesús García.

"Yo me dedico a la venta de guantes, bats, taquetes, pecheras, rodilleras, de todo se vende aquí, ya tengo seis años. Soy originario de Michoacán, aquí me vine hace 35 años y caí en este Estado.

"Yo vendo esto porque yo antes jugaba beisbol en Michoacán, jugaba con los Halcones de Santiago, y pues por la edad, ya no tengo a dónde ir a trabajar, por eso vendo. A esta edad ya no hay quien trabaje", expresó.

El comerciante "acarrea" con su diablito todos los artículos que vende, los cuales acomoda en una pequeña mesa y en bolsas de lona para que no se maltraten y los clientes puedan comprar cosas buenas, señaló.

Y es que además los clientes no podrían comprarle algún artículo sin irse con algún presente, añadió, por ello les regala una pelota de beisbol, la que ellos escojan, que uno de sus conocidos se las regala y que algunas casi cumplen su vida útil, pero sirven para practicar.

"Esas pelotas se las regalo a los clientes, yo no se las vendo, yo se las regalo. Mucha gente dice que en otras partes no regalan nada, pero yo sí se las regalo a los que juegan, a los que vienen y me compran", indicó.

MUY TRABAJADOR

Don Dionisio siempre se había dedicado a la venta de verdura, a la construcción y fue jornalero en Estados Unidos, pero al regresarse a Hermosillo, trajo consigo material para vender y el negocio le funcionó.

"Ya me conocen los clientes, vienen y me comprar y pues yo les doy buen precio, porque vendo cosas buenas, mi hija me las manda de San José, California, y ahorita me está por llegar más producto".

En esta nota
  • Historias de vida
  • Adultos mayores

Comentarios