No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Hermosillo

Con caravana, celebran los 102 años de don Fernando

Con paso firme, buen oído y excelente memoria se mantiene el hombre originario de Bavispe, quien con saco y corbata vio pasar frente a la puerta de su hogar a las generaciones a las que dio vida.

Avatar del

Por Gamaliel Gonález

Con paso firme, buen oído y excelente memoria se mantiene el hombre originario de Bavispe, quien con saco y corbata vio pasar frente a la puerta de su hogar a las generaciones a las que dio vida.(GH)

Con paso firme, buen oído y excelente memoria se mantiene el hombre originario de Bavispe, quien con saco y corbata vio pasar frente a la puerta de su hogar a las generaciones a las que dio vida. | GH

HERMOSILLO, Sonora.- A sus 102 años llegó don Fernando Montaño Dórame, una de las personas más longevas de Hermosillo, por lo que sus familiares lo celebraron con una caravana de vehículos.

Con paso firme, buen oído y excelente memoria se mantiene el hombre originario de Bavispe, quien con saco y corbata vio pasar frente a la puerta de su hogar a las generaciones a las que dio vida.

Don Fernando formó su familia junto a doña Gertrudis Bermúdez, quien hace cerca de dos años falleció: Tuvo
10 hijos, de los cuales dos ya partieron; además, tiene 23 nietos, 23 bisnietos y dos tataranietas, quienes se dieron cita ayer por la tarde en la avenida Escobedo, en la colonia San Benito.

El patriarca cuenta entre sus vivencias el haber sido testigo del paso de los cristeros por Bavispe, en la época del presidente Elías Calles; haberse dedicado al comercio en la sierra sonorense y haber sido un reconocido político.

Relató que puso su propio negocio en Bacerac y lo hizo crecer al grado de tener centenares cabezas de ganado; además, fue síndico y presidente municipal de este Municipio.

EDUCACIÓN PARA SUS HIJOS

Después cambió sus pertenencias por otro negocio en Agua Prieta, donde no le fue tan bien como esperaba y optó por vivir en Hermosillo.

“Vendí la casa y compré aquí en la San Benito. Estaba batallando aquí, y me decían ‘si estabas tan rico allá ¿por
qué te viniste a batallar aquí?

La tienda era la más grande de Bacerac’. ‘No’, les decía, ‘aquí no vine hacerme rico: Aquí vine porque está la Universidad’”, detalló.

El centenario hombre recordó que lo primero que hizo al asentarse en la capital sonorense fue contar los poco más de 600 pasos de distancia que separan su casa de la Universidad de Sonora, pues una de sus grandes satisfacciones es haberles dado estudios profesionales a sus 10 hijos.
 

En esta nota
  • Hermosillenses

Comentarios